Opinión

Hijos a la calle

¡QUÉ SABE NADIE!

Avatar del

Por: Rodrigo Estrada

Aunque se recomeinda que las personas se mantengan en casa para evitar contagios, hay algunos hogares en los que ni el coronavirus detiene a algunos padres de dejar en la calle a sus hijos por compartirles una parte importante de sus vidas: su orientación sexual o identidad de género.

Al menos 15 casos de jóvenes que fueron corridos de sus hogares por ser LGBT+, han sido atendidos por parte de Alex Orué, director de It Gets Better México, una organización dedicada a apoyar a personas de la diversidad sexual. Alex ha comentado en sus redes sociales que por lo regular atienden dos casos a la semana, sin embargo, los 15 hechos han ocurrido en 10 dias, lo cual es preocupante principalmente en medio de la cuarentena en la que se encuentra el país.

La Ley de la Protección de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes, tiene como principio rector la no -discriminación por ninguna razón de niños, niñas y adolescente, asi como el derecho de vivir en familia y libres de violencia.  Además en esta misma ley, se afirma la obligación de los padres, tutores y custodios de proteger a infantes y adolescentes de toda forma de maltrato, prejuicio, daño, agresión, abuso, trata y explotación.

Al desprotejer a algun adolescenete o niño, por razones como su orientación sexual o identidad de género, significa el incumplimento de las leyes que rigen al país, además de ser un acto deshumano. Los hijos no pueden ser lo que los padres esperan que sean, son individuos que crecen y se desarrollan creando una personalidad propia, por lo que el papel de los padres debe ser de orientar en razón de que sus hijos tengan las mejores herramientas para lograr su propia subsistencia. Ningun hijo debe sentirse obligado a cumplir los ideales des sus padres, en especial en temas tan personales e intimos como su identidad genérica y orientación sexual.

Algunas de las personas LGBT+ que se dedican a la prostitución o que viven con problemas de drogas es en parte a causa del abandono de sus familias, quienes a temprana edad son rechazados y llevados a buscar la sobrevivencia a toda costa.

En tiempos como este, en el que la convivencia en casa puede tornarse hostil debido al encierro que se debe tener por la contingencia del COVID-19, es importante no caer en discusiones y sobre todo estar abiertos al dialogo. Los padres son pilar importante, por lo que lo mejor es que sean ellos quienes pongan de su parte para informarse y orientar a sus hijos en caso de que alguno de ellos tenga cuestionemeintos o afirmaciones en torno a su vida sexual o identidad de género. Con información, las familias pueden y deben mantenerse unidas. Una hija lesbiana o un hijo transexual no hace mal pade a nadie, sin embargo darles la espalda sí.

ACLARACIÓN
La opinión expresada en esta columna es responsabilidad de su autor (a) y no necesariamente representa la postura de AM Hidalgo.

Y tú, ¿qué opinas?