Opinión

Hombres buenos y hombres malos

¡QUÉ SABE NADIE!

Avatar del

Por: Rodrigo Estrada

Que difícil es hablar cuando los hechos te dejan sin palabras y no porque no haya nada que decir, sino que no sabes que es lo más importante por empezar a decir. ¿Quién tuvo la culpa del asesinato de Fátima? ¿Su mamá por no haber llegado a tiempo? Fue de quien tomo la decisión de tomarla y darle una tortuosa muerte. ¿Ingrid tuvo la culpa de ser asesinada por su esposo? No, fue culpa de su esposo que además de alcohólico tenía problemas con su control de la ira.

Más allá de las previsiones que podamos tomar, debemos poner acción en las conductas que pueden desencadenar violencia, sin importar el grado que esta sea.

No solapes los chistes machistas. Entiende que ser insistente puede transformarse en acoso, NO es NO. Calificar el cuerpo de las mujeres no debe seguir siendo normal entre las conversaciones de amigos. Ten por sentado que embriagar a una mujer no es quitarle la pena, es aprovecharse de no estar totalmente consciente, pues si sobria te dijo que No, es porque así lo quiere ella.

Hombres: nuestro papel no se trata de ser héroes, sino de cambiar la forma en que hemos sido educados, si bien, no todos ejercemos algunos de los ejemplos de abuso y violencia que sufren algunas mujeres, son muchos los que ven con normalidad, actitudes como esas, pues han sido actitudes disfrazadas con el fin de no causar vergüenza en quienes cometen esos abusos.

Dejemos a las mujeres que luchen, que defiendan su derecho a vivir sin miedo, de las distintas formas en que ellas lo hagan deben ser respetadas, pues hoy los monumentos siguen en pie mientras día a día más niñas y mujeres son llevadas a una fosa, y pocos son los responsables que son llevados a la cárcel.

Repito, es difícil hablar o en este caso escribir, cuando los hechos sopesan de tantas emociones que provoca. Señalemos y denunciemos la violencia, pues ello ayudará a cambiar esta triste realidad.

ACLARACIÓN
La opinión expresada en esta columna es responsabilidad de su autor (a) y no necesariamente representa la postura de AM Hidalgo.

Y tú, ¿qué opinas?