Opinión

José Ramón Amieva ¿Intereses ocultos?

AGENDA SETTING

Avatar del

Por: Florentino Peralta

Un dejo de corrupción persigue a José Ramón Amieva Gálvez, apenas conocido en Hidalgo tras su designación como jefe de gobierno de la Ciudad de México en 2018, ante la anticipada salida de Miguel Ángel Mancera Espinosa.

Ahora como presidente municipal de Mixquiahuala, de donde es originario, pero no se le conoce trayectoria política, es señalado de mantener consigo a su constructora de cabecera, que implica ya algún conflicto de intereses.

Lo anterior, porque su secretaria de Obras Públicas Municipal, Sandra Leticia Olguín Candelaria, está emparentada con el propietario de dicha constructora, de hecho consta que es consuegra del dueño de Xicuco Asfaltos.

Una de las plantas de esta empresa, la denominada “asfalto 3” está ubicada en la carretera estatal Progreso-Ixmiquilpan, a la altura de la comunidad Xochitlán, en Hidalgo, pero realizó construcciones en la capital mexicana.

Y desde la ciudad de los palacios se afirma ahora que, obras ejecutadas por esa firma son observadas aún por la Auditoría Superior de la Federación (ASF), pese a que fueron desarrolladas entre abril y diciembre de 2018.

El regreso de José Ramón Amieva Gálvez a la tierra que lo vio partir ha resultado altamente accidentado políticamente, primero un grupo de militantes de Morena rechazaba su postulación al afirmar que no vivía en Mixquiahuala.

Y el asunto llegó hasta el Tribunal Electoral de Hidalgo (TEEH), donde salió airoso, pero luego, el día de la jornada electoral fue señalado de haber ordenado el robo de las sábanas electorales en la comunidad Taxhuada.

Además, una vez ratificado su triunfo, a consecuencia de la irresponsabilidad con que condujo su campaña proselitista, al menos una decena de colaboradores de José Ramón Amieva Gálvez fue diagnosticada con COVID-19.

PLAN CON MAÑA

Será cuestión de esperar a que los recursos económicos fluyan para entonces identificar la asignación de obras y saber cuántas le tocarán a Xicuco Asfaltos, quien mostró especial interés y consecuente apoyo en la candidatura de José Ramón Amieva, quien no solo regresó a Hidalgo para convertirse en alcalde de un municipio que no genera la proyección política que daría algún otro de la región, pero que según los entendidos de aquella demarcación, le serviría en su objetivo expreso de convertirse en el candidato de Morena a la gubernatura en 2022.

ACLARACIÓN                                             
La opinión expresada en esta columna es responsabilidad de su autor (a) y no necesariamente representa la postura de AM Hidalgo.
Opinión

Opinión en tu buzón

Deja tu correo y recibe gratis las columnas editoriales de AM, de lunes a domingo

8am

Y tú, ¿qué opinas?