Opinión

La ansiedad destapada por la pandemia

LA MEJOR VERSIÓN DE TI 

Avatar del

Por: Romina Marín

Mucha gente no conoce qué es la ansiedad porque no la había experimentado jamás. El ritmo de vida tan agitado que llevábamos antes de que esta máquina se apagara, nos lleva a concluir que no estábamos preparados para hacer contacto interno con nosotros mismos.

Somos invadidos por pensamientos catastróficos, negativos y la falta de actividad mental nos hace ensimismarnos.

Empecemos por dar un concepto general de la ansiedad: es un sentimiento de miedo, temor e inquietud. Puedes sentir sudoraciones, taquicardias, que te falta el aire, ganas de llorar, normalmente se desata por una situación de estrés, por un inconveniente en algunos de los factores que integran tu existencia. Aunque ahora se ven más casos ante la emergencia sanitaria de COVID-19.

Se qué tenemos miedo y comenzamos a añorar el pasado. Tener un futuro incierto nos impide estar en el aquí y ahora. Creo que es momento de familiarizarnos con la ansiedad, porque llega como una gran maestra y la rechazamos, solo queremos que esto termine y que regrese todo a la normalidad, o a la nueva normalidad.

Nos invaden las cifras de contagios, defunciones, no queda en nuestros pensamientos un espacio para algo positivo, pero si aceptamos la ansiedad, quizá podríamos dejar de sentirla.

El pensamiento es como una masa que puedes moldear, puedes jugar con ella porque es flexible siempre y cuando se mantenga en movimiento. Si no quieres que se agriete, muévela y haz un modelo conveniente antes de hornear para evitar la autodestrucción.

Estamos aumentado los defectos que ya teníamos, aumentándolos porque no sabemos utilizar la mente a nuestro favor, nos preocupamos más, comemos sin hambre, fumamos más, tomamos más y solo nos estamos haciendo daño a mediano plazo.

Hay muchas técnicas para vencer la ansiedad; primero, pregúntate si lo que imaginas realmente está pasando.

Identifica cuál es el origen de tu incomodidad, para que sea más fácil de atacar e identifiques una serie de posibilidades para solucionar.

Trata de ejercitarte un poco, puedes brincar para liberarte cuando estés en pleno colapso de ansiedad.

Realiza ejercicio de respiración, inhala, detén el aire y exhala. Si a esto le agregas un ligero sonido que emane de ti a través de los dientes, te hará sentir mejor. Intenta hacerlo a demanda, cada vez que te sientas mal.

Busca mantenerte ocupado. Antes soñabas con un tiempo para ti, pero ahora que lo tienes, lo utilizas para boicotearte y para seguir diciéndote todo lo malo que tienes, criticándote y eso no te ayudará a sentir alivio, sino que te hundirá más.

Platica lo que sientes, con alguien de tú confianza. Escucha, no solo hables. Quizás en ese momento te des cuenta que hay otras personas que se mantienen más positivas. Es bueno el desahogo, pero olvídate del “yo, yo”, permite que otras formas de pensar lleguen a ti.

Regálate 15 minutos con la naruraleza, camina descalzo en el pasto húmedo, permite que los rayos del sol lleguen a tu cerebro. Está comprobado que ayuda a la liberacion de sustancias como la endorfina para estar más tranquilo.

Rompe patrones de comportamiento, no te quedes con la misma rutina que te inventaste y practicas por la situación actual; crea nuevas formas de llevar tu día a día.

Por último, sé agradecido con lo que hoy tienes, con lo que vives, por quienes te rodean. No esperes las desgracias para cambiar tu mentalidad, solo tú podrás aprender a sentir tus emociones y dejarlas pasar. Conviértete en la mejor versión de ti mismo, el día es hoy.

ACLARACIÓN                                        
La opinión expresada en esta columna es responsabilidad de su autor (a) y no necesariamente representa la postura de AM Hidalgo.
Opinión

Opinión en tu buzón

Deja tu correo y recibe gratis las columnas editoriales de AM, de lunes a domingo

8am

Y tú, ¿qué opinas?