Opinión

La calidad que brindan las buenas compañías y viceversa

LA MEJOR VERSIÓN DE TI

Avatar del

Por: Romina Marín

Mucho se habla de las patologías clínicas y emocionales respecto a las relaciones entre dos o más individuos. Regularmente no podemos ser personas totalmente alejadas de otras, porque por muy ermitaño que te sientas, en algún momento tendrás la necesidad de relacionarte con la gente, como compañeros de trabajo, familia, algún amigo o conocido, quizá una pareja sentimental.

Nadie está diseñado para estar completamente solo. Quizá algunos necesiten compañía más que otros, pero sin duda debemos aprender a cabalgar entre nuestras emociones para formar conexiones sanas, libres de desagrados, de sinsabores, tristezas y miedos con los que hemos sido educados y con los que nos relacionamos, al grado que parecen situaciones normales.

Durante la cuarentena, algunas personas no pueden y no quieren vivir sin una pareja, ya que todos necesitamos una ilusión en medio de una crisis de orden mundial. Por incertidumbre, hartazgo, ansiedad, depresión, tristeza, queremos aferrarnos a la esperanza y buscamos mal, dejando a un lado la calidad de la compañía por la cantidad.

Si sientes la necesidad de tener una pareja por fuerza, porque no puedes o no quieres estar solo, medita qué factor influyó en tu situación. Revisa a profundidad, a veces tiene que ver con aspectos básicos de tu infancia, cómo viviste el abandono o el apego con tus padres, cuidadores, etc.

No te quejes de lo que obtengas por las decisiones que tomas. No culpes a nadie y tampoco te tires al drama. Mejor realiza una pausa y piensa que la soledad es mil veces más digna que malas compañías.

Hoy que eres un adulto, solamente tú puedes decidir cómo resolverlo. Levanta la mano en caso que necesites apoyo, no estás loco si necesitas ayuda profesional, valiente es quien se ve en esa situación y pone en marcha su transformación interior. Si no haces algo al respecto acepta tus consecuencias. No busques culpables, porque el único culpable eres tú, el que se refleja todos los días en el espejo.

Hablando de espejos, qué difícil es darse cuenta que nuestra pareja es nuestro reflejo, qué difícil es estar rodeado de personas que te tratan de acuerdo con su desequilibrio emocional, que se comportan según su estado de ánimo, que de todo te ponen cara, que en cada momento te quieren hacer parte de su nube gris llena de lluvia, basura y viento. Insisto, la soledad puede ser una decisión sabia y asertiva.

Cuando sientas que alguien te quiere tratar mal, mejor date la vuelta. No somos responsables de lo que les pase a los demás, pero sí somos responsables de cómo nos sentimos si les permitimos que nos traten mal o les aguantamos groserías.

Aprende a tratar como te gustaría que te trataran. Aprende a dar lo que quieres recibir. Aprende que si hay algo que presionas, jamás fluirá. Aprende que no todas las personas son iguales. Aprende a amarte tanto, hasta que te des cuenta que alguien se está pasando de lanza contigo. Solo así, día a día, podrás convertirte en una mejor versión de ti mismo.

ACLARACIÓN                                            
La opinión expresada en esta columna es responsabilidad de su autor (a) y no necesariamente representa la postura de AM Hidalgo.
Opinión

Opinión en tu buzón

Deja tu correo y recibe gratis las columnas editoriales de AM, de lunes a domingo

8am

Y tú, ¿qué opinas?