Opinión

La esperanza ante una fecha anunciada e imprecisa

LA MEJOR VERSIÓN DE TI

Avatar del

Por: Romina Marín

Cuántas noches de reflexión nos ha regalado el incierto y profundo insomnio causado por la pandemia, todos padecemos un ligero trastorno del sueño debido a la situación, porque pensamos mucho y pensamos mal.

Hemos permitido que el miedo nos llene de dudas, de frustraciones, volvemos a atorarnos en historias superadas del pasado. Pensamos ansiosos y queremos una respuesta, una inmediata, la fecha exacta para que todo vuelva a la supuesta normalidad y nos hacemos miserables ante el dicho “ya nada será igual”. Quizá no sea igual, pero puede ser mejor.

La realidad de lo incierto no nos deja ser positivos, nos impide tener fe, esperanza y caridad. Solo tiramos culpas a todos, a nadie, y al final la loca de la casa se ríe de nosotros.

Pienso que hoy más que nunca debemos vivir con esperanza, con metas personales para que sean el sostén de nuestras próximas etapas de vida. Es como meterse a dar una ducha todos los días, se hace por estar limpio, por tener un hábito de higiene, no lo hacemos pensando en “¿para qué?, si de todas formas nos vamos a volver a ensuciar o vamos a sudar”, se hace como parte de accionar.

Así que hoy no importa dónde te haya ubicado la vida, todos terminaremos en el mismo lugar. Si crees que estás en el correcto, disfrútalo, ayuda a los demás, la vida es una rueda de la fortuna y si hoy alguien necesita de ti y te muestras con indiferencia, después la vida te lo pondrá de frente, lo pondrá en tu lugar y te tocará actuar como mejor ser humano.

La esperanza es la que nos levanta todos los días de la cama, para perseguir sueños y metas. Quizá no la tengas, pero entre más la practiques más podrás sacarle provecho y utilizarla en tu beneficio.

Vivir sin fe es como no vivir. Tómate un momento para descubrir quién eres, quién quieres y puedes ser. El impulso te lo dará tu fe. Aquí es válido creer en lo que cada quien quiera, en temas de religión no me meto.

Analiza si valoras todo lo que hoy tienes enfrente y dejas de lado, piensa un poco si te lo mereces o si aún crees que la vida te debe. Nunca olvides de dónde vienes para que sepas bien a dónde quieres llegar. El camino para alcanzar las cosas muchas veces es borrascoso, no te desanimes, todos estamos en el sube y baja de vivir, así es la vida.

Sé luz para quienes viven en tinieblas, sé esperanza para los desolados, si tú estás muy triste o apachurrado, pide ayuda, levanta la mano, descubrirás que muchas personas están dispuestas a darte su luz.

Cuando fijes tus metas recuerda la regla de oro: son PERSONALES, no dependen de otra persona ni de ninguna circunstancia, porque la vida no es justa ni las personas perfectas, ahí es donde precisamente se nos escapan las expectativas.

Cuídate mucho, recuerda cada nuevo amanecer es la oportunidad que se necesita para ser la mejor versión de ti, ¿qué esperas? ¡Tómala!

ACLARACIÓN                                          
La opinión expresada en esta columna es responsabilidad de su autor (a) y no necesariamente representa la postura de AM Hidalgo.
Opinión

Opinión en tu buzón

Deja tu correo y recibe gratis las columnas editoriales de AM, de lunes a domingo

8am

Y tú, ¿qué opinas?