Opinión

La madre de las guerras sucias

EL DERECHO DE GIL BORJA

Avatar del

Por: Arturo Gil Borja

En el 2018, por primera vez y de manera exitosa, en México las redes sociales causaron un efecto como nunca antes visto, a través del uso de las redes sociales.

Hemos sido testigos, de reportajes que consignan, como empresas especializadas, mediante el uso de cuentas falsas (bots), generaron tendencias que, a la postre, influyeron considerablemente en el electorado.

Las campañas sucias cambiaron de escenario y de estrategia; inclusive y a pesar de que en el sexenio anterior, se generaron el mayor número de empleos en la historia del país, la imagen de Peña Nieto, fue la peor de un Presidente en los últimos 30 años.

Ante el éxito en el uso de los medios electrónicos, las noticias falsas (fake), con documentos apócrifos, comenzaron la tendencia para denostar el trabajo de las personas.

Ya desde hace años, quienes no tenemos el perfil político, pero que hemos participado en campañas electorales, sufríamos “campañas negras”, en donde tiraban panfletos en las calles, con la foto del candidato en turno, hablando de una supuesta doble vida o historias que inclusive resultaban graciosas e inverosímiles.

Hoy, las redes sociales son usadas con mucha inteligencia, pero con una perversidad e inmoralidad exagerada.

A las mujeres, les inventan historias de amantes, favores sexuales, poca capacidad para, por ellas mismas, lograr los merecidos éxitos en los que trabajaron por semanas, meses e inclusive años.

A los hombres, los exponen como presuntos corruptos, violadores, abusadores del poder o la jerarquía, en todos los casos, las peores historias.

Sin duda alguna, y de manera vil, explotan el morbo del mexicano, para llamar la atención y herir irremediablemente a sus víctimas.

Así, cuidado y si consiguen una foto de una mujer en una reunión social, pues de inmediato dirán que estaba ingiriendo bebidas alcohólicas e inclusive sosteniendo relaciones sexuales con uno o varios hombres.

Los jóvenes ya no pueden hacer lo que hicimos en su tiempo, pues era normal asistir a alguna tardeada, discoteca (hoy antro) e ingerir alguna bebida, sin sufrir mayor señalamiento, hoy una foto, puede ser utilizada para destrozar cualquier imagen.

Las elecciones que vienen el próximo mes de junio, serán sin duda alguna, un festín para quien quiera dañar la imagen de quienes contiendan; la suciedad empañará las propuestas, y más que escuchar los proyectos, veremos miseria, rencor y odio, vaciado en perfiles falsos.

La pregunta del millón es ¿Tú abonarás para que esa actividad desdeñable marque el rumbo de nuestros gobiernos municipales por 4 años?

Es muy respetable tu decisión al momento de emitir tu voto, solo te invito a que razones tu decisión, pero sobre todo, no creas la porquería que suban a las redes, ni mucho menos las reproduzcas.

Tonto es quien cree una mentira, idiota quien la comparte y difunde…   

Por hoy me despido, esperando tus comentarios.

Hasta la próxima.

ACLARACIÓN
La opinión expresada en esta columna es responsabilidad de su autor (a) y no necesariamente representa la postura de AM Hidalgo.

Y tú, ¿qué opinas?