Opinión

La mejor versión de ti 

La mejor versión de ti 

Por: Hidalgo Redacción

Foto: Grupo AM

Foto: Grupo AM

Espero que su inicio de año este sustentado por toda esa emoción de la cálida temporada navideña que nos hizo prometer y decretar propósitos; que aún no pierdan esa energía  positiva para lograrlos y que sigan trabajando en el mejor proyecto de vida, que es uno mismo.
 
Hoy les quero platicar de un tema importante: La Ausencia Del Yo, que nos lleva a pretender ser y nos hace olvidar que lo único importante es realmente ¿qué o quién quieres ser en esta vida? 

Supongo que para muchos es una pregunta sencilla, porque han forjado un camino y trabajado arduamente en él, pero, ¿estás en lugar correcto? ¿Eres feliz o más bien te sientes tranquilo y satisfecho con lo que haces?
 
Alguna vez tuve un trabajo que no me hacía feliz y pretendía que me agradaba, por aquellos juicios internos de querer darle gusto a las personas que amas. Escuchaba muchos consejos, principalmente aquel de una gran amiga que me decía: “tu lugar es donde estés feliz”.

Después escuché: “pues muévete, no eres una árbol, no estas fijado en la tierra”, y me pregunté: ¿cuánto vale tu felicidad, tu sueldo lo cubre? ¿Tenía la respuesta?, claro que no, pero trabajar por necesidad es importante, sea necesidad económica, profesional, de crecimiento, ocupacional, y muchas otras razones para trabajar que son igual de importantes. 

Fue entonces cuando renuncié a ese trabajo y todos me preguntaban: “¿y ahora que vas  hacer?”, en tono de preocupación, con un ligero dejo de consuelo, pero yo estaba tranquila. Lo estaba porque sabía que sería un proceso lento, que requería mucha paciencia. 

Me quería dedicar a la psicología, al arte y siempre de fondo estas frases: “de eso no se vive, no se gana lo suficiente”, pero sabía que ese era mi lugar y comencé a SER lo que YO elegí para mi vida, que me apasiona, me regala muchas alegrías, me concentra, no me deja lugar para cosas inmaduras porque me enfoca y, sobre todo, me quitó un gran peso de los hombros.
 
Platico mi historia para que podamos profundizar en la ausencia del yo, resulta que hay mucha gente pretensiosa; es decir, fingiendo ser algo que no son, y esto no es un juicio, porque supongo que el aprendizaje y crecimiento personal nos lleva a intentar varias facetas, dándole gusto a la gente, o por las necesidades que ya mencionamos. 

Es decir también hay personas así, porque están lastimadas, porque no superan alguna situación y sería importante verlos y de cierta forma justificarlos, porque nadie sabe qué hay detrás de cada persona y sus razones para pretender en lugar de ser; a veces refugiados en algo para no asumir  la vida misma, el compromiso que tenemos con uno mismo, con los demás, donde más allá de tener mucho trabajo, un puesto importante o cualquier tipo de excusa, nos olvidamos incluso de ser buenas personas incluso con nosotros mismos, porque hay títulos de nobleza en el mundo, artistas reconocidos, etc., pero ser una buena persona es más difícil pero más valioso. Porque toda situación cambia, pero créeme que siempre te recordaran por ser una buena persona. 
 
Por eso insisto, en que analices dónde estás, si lo que haces te hará feliz, porque siempre que recuerdo que para quienes hacemos lo que amamos, esto no es un trabajo sino un enorme gusto, alguien me decía: “es que los trabajos suelen ser tan malos o tan pesados que por eso nos pagan”.

No existe una responsabilidad tan dura para sí mismo que querer ser algo que no quieres, y que te lleva a aislarte, a vivir dentro de un núcleo de personas bajo esa supuesta aceptación; y siempre la verdadera aceptación se la da uno mismo cuando reconoce sus razones, su potencial, sus causas y te da seguridad ser quien quieres ser. 

El camino a veces es largo y cuando más nos esforzamos no echamos vistazo de cuánto tiempo ha pasado. Somos personas de decisiones, con causas y consecuencias, pero mientras más estés donde quieres estar dejarás de preocuparte por lo que digan los demás.

Vuelvo siempre a la clave de todos mis artículos: el amor propio es muy  importante, este te llevara a tener una vida digna. Por eso en lugar de pretender ser quien no eres y no quieres ser, empieza con mucha ilusión a ser quien quieres ser y vive.
 
En la vida no hay garantías, nada es seguro, no necesitamos siempre sentirnos seguros para ser. Es muy inmaduro pensar en esa supuesta seguridad que te dan los demás o las circunstancias. 

Más vale caminar lento con pasos firmes que vivir con miedo; insisto, entre más cerca estés de lo que quieres para ti mas serás una persona satisfecha, porque en verdad que el sentimiento, emoción o como cada quién lo vea, de vivir insatisfecho, te hará cometer muchos errores; y como nada es garantía más que la muerte y todo lo que sube baja, ve en tu interior como te hará sentir el descenso y ve si es lo que quieres para ti. 

Incluso culturalmente nos enseñan valores y no creo que en el fondo alguien tenga la idea de ser malo. Puedes pretender, pero en el fondo venimos de buenos sentimientos. 

Entonces comienza por vivir en plenitud, que tus acciones no terminen por lastimarte más. Respeta a las personas por como son, con juicios, con castigos, porque no tienes derecho a no respetar las vidas ajenas. 

Haz lo que te apasiona, para que tu tiempo este concentrado y veas frutos de ese trabajo, pero sobre todo que cada día tengas una satisfacción personal, incluso la de saber dominar tu mente, teniendo autocontrol, nada más satisfactorio que dominarse a sí mismo. Solo se logra siendo quien uno es y no pretendiendo ser quien quieren que seas. 

Incluso si pretendes ser algo, que no sea dictado  por  el miedo, no te excuses en ello, sal y haz lo que sabes a ser y conviértete en la mejor versión de ti mismo.

En esta nota:
  • Motivación
  • Salud
  • Mental
  • Tierra
  • Depresión
  • Ausencia
  • Navidad
  • Promesas

Y tú, ¿qué opinas?