Opinión

La mejor versión de ti

La amistad.

Por: Hidalgo Redacción

Diseño: Grupo AM

Diseño: Grupo AM

Hoy quiero platicar con ustedes el tema de la verdadera amistad, porque somos seres sociales y es bueno para la salud integral: física, mental y espiritual que frecuentemos a nuestras amistades; además, porque me considero bastante afortunada de contar con grandes amigos en la vida.
 
Conforme crecemos, conocemos a muchas personas, algunas afines a nosotros, en cada etapa de nuestra vida conocemos personas por las circunstancias. En la secundaria, por ejemplo, nuestros compañeros son justo por la circunstancia; vas en el mismo grado, en la misma escuela, etcétera. Justo ahí descubrimos quiénes son afines con nosotros y aunque se acabe la época o la circunstancia prevalecerá la amistad y se fomentara a través de los años.
 
Otras circunstancias serían que te presentan amigos, otros amigos en común, otros que van en tu misma clase de algún deporte, amigos en el trabajo y entre esos, dependiendo de su afinidad, son los que conservarás para toda tu vida.
 
Bien dicen que es maravilloso encontrar amigos y difícil serlo, quizás es porque vas creciendo y vas adquiriendo responsabilidades, o el tiempo de cada persona está comprometido y eso es entendible, la amistad no debe ser demandante, pero si de verdad no hay algo de reciprocidad es difícil que algunas amistades continúen. 

Es mentira que alguien dé y no quiera recibir nada a cambio, tal vez no quieres recibir lo mismo que das pero sí estamos esperando ser correspondidos. Actualmente hay tantos medios de comunicación que si las personas están lejos o muy ocupadas, se pueden preguntar cómo están por estos medios.
 
Hablando de la tecnología, que tiene tantos puntos buenos, también tiene puntos malos. La gente quiere suplir la convivencia al platicar por estos medios y muchas veces, reunidos, todos están muy ocupados en el celular y no disfrutan ese momento. Es bueno hacer uso de la tecnología, pero no que nos esclavice o, incluso, que no te deje convivir.
 
Volviendo a la amistad, aparte de ser afines o de compartir circunstancias, la amistad conlleva algunos valores, como honestidad, lealtad, confianza, cariño, respeto y atención, entre otros.
 
Mucha gente que ha sido traicionada se vuelve desconfiada y ya no quiere establecer nuevas amistades porque generaliza y piensa que todas las personas son iguales o juzga a primera vista. Cuánta gente por el simple hecho de verla decimos: “ay, es tan pesada, me cae mal”, y ya ni siquiera se da la oportunidad de conocerla de verdad.  

Hay muchísimas amistades fuertes y valiosas que empiezan por un: “tú me caías mal”, y es que para quererse hay que parecerse en algo. Cuando juzgamos a primera vista es que lo que te checa te choca, o cuántos en el trabajo ponemos la barrera para no ser lastimados, esa barrera llamada “yo no vengo a hacer amigos, vengo a trabajar”, y solo se pierden la oportunidad de que el trabajo sea más llevadero.
 
La amistad no se debe a los años de conocerse, hay personas que se van ganando un lugar, y no es que se supla a amigos de toda la vida, solo que sus acciones generan lazos de amistad fuertes.
 
El ser amigo es no juzgar, no solo que te escuchen sino también saber escuchar, que exista una retroalimentación, amistades que no sean porristas, que te aconsejen sin lastimarte, el ser amigo no te da derecho de decir las cosas así, de manera cruel, aunque sean verdades, son incómodas y a veces solo se necesita comprensión.
 
En la amistad no existe la envidia, al contrario, te alegras de que a tu amigo le vaya bien, sus alegrías son tuyas y sus penas las sientes también, para los supuestos amigos que solo envidian circunstancias, las juzgan, o no entienden motivos. 

Bueno, la vida es una rueda de la fortuna, todos en algún momento estamos arriba o abajo, solo creo que no eres un verdadero amigo si hay envidia de por medio y te quitas la oportunidad de disfrutar de esta rueda de la fortuna donde algún día estén ellos arriba y no tengan con quien compartirlo.
 
Muchas veces la amistad pasa por malos entendidos e incluso por algunos obstáculos, aquí es donde debes valorar si realmente te interesa la persona, basándote en las cosas buenas, no debería de existir el orgullo dentro de los amigos, porque el enojo pasa rápido, pero buenos amigos, es difícil encontrarlos, así que no creo que exista algo tan grave que no se pueda arreglar a través de una buena comunicación.
 
En la amistad cada quien establece sus propios códigos, por ejemplo: algunas mujeres establecen que no se puede andar con los hermanos, o que no andarás con una exnovia de tu amigo, creo que sí debes de distinguir entre las cosas que en verdad si tienen peso y las que son solamente parte de lo difícil que a veces resultan todas las relaciones humanas en general.
 
Ahora, si tienes algún inconveniente con algún amigo y sabes que fuiste tú quien la regó, ofrece una disculpa, no te hará menos persona, al contrario, estarás siendo consciente de tu calidad humana al reconocer tus errores; y si tú eres quien merece disculpar a un amigo, como te decía arriba, valora lo bueno antes de borrarlo del mapa de tu propia vida.
 
La verdadera amistad se apoya incondicionalmente, se adapta a la circunstancia, es recíproca, es real. Es tan importante frecuentar a tus amigos para estar bien interiormente y así irte convirtiendo en la mejor versión de ti mismo.

En esta nota:
  • La mejor versión de ti
  • Romina Marín

Y tú, ¿qué opinas?