Opinión

La propuesta que no prosperó

DESDE EL PROYECTOR

Avatar del

Por: Mariano Bouchot

Esta semana, la fracción parlamentaria de Morena en la Comisión Permanente de la LXIV Legislatura, presentó una iniciativa que propone la extinción de 44 fideicomisos; con propuesta de reforma  y derogación en 14 leyes, incluida la Ley Federal de Cinematografía. Dicha propuesta contemplaba eliminar el Fideicomiso del Fondo de Inversión y Estimulos al Cine (Fidecine).

Originado en 1998, a partir de la Ley de Cinematografía, este fideicomiso se destina a la producción, postproducción, distribución y exhibición de largometrajes. Otorgando apoyo financiero y de inversión para toda la cadena productiva cinematográfica. Desde su origen, hasta el año 2019, han sido 405 películas las apoyadas por el Fidecine.

La diputada Dolores Padierna fue quien propuso la iniciativa. Esto originó gran movimiento, sobre todo en redes sociales, de gran parte de la comunidad cinematográfica nacional. De inmediato fue cuestionada la acción de la diputada morenista.

Desaparecer o eliminar los apoyos gubernamentales al cine mexicano, no es algo nuevo en la presente Legislatura. Ya en el 2018, la diputada hidalguense por Morena, Sandra Simey Olvera, propuso recortar los apoyos al cine, así como derogar el artículo 190 de la Ley Sobre el Impuesto sobre la Renta (LISR). Su iniciativa no prosperó.

Me queda claro, que muchos de nuestros de nuestros legisladores, demuestran una absoluta arrogancia en su accionar, cegados por la soberbia que otorga en algunos el goce del poder político. Yo, personalmente, he tratado de acercarme desde hace tiempo a algunos diputados para plantear problemas, necesidades y soluciones, respecto a la industria del cine en México. Sigo esperando respuesta.

Muchas de las voces del medio cinematográfico mexicano que se expresaron en torno a la posible desaparición del Fidecine, solo velan por sus intereses, no por los de un gremio o sector industrial entero. Me parece curioso que hoy eleven la voz, pero no lo hicieron en años pasados ante innumerables hechos de corrupción en las instancias gubernamentales encargadas del cine. También se quejaron los que por padrinazgo político han obtenido apoyos y los que perdieron privilegios.

Al final, la diputada Padierna, suprimió la propuesta de desaparecer el Fidecine, expresó que “la redacción no fue muy afortunada”. Además el diputado, también de Morena, Mario Delgado, tuvo un dialogo con algunos representantes de la industria del cine en México, donde establecieron 3 acuerdos: El Fidecine no desaparece; hacer equipo para plantear estrategias que hagan crecer la industria; apoyo a los acuerdos del Intituto Mexicano de Cinematografía. Tuvieron que aparecer Guillermo del Toro, Alejandro G. Iñarritu y Alfonso Cuarón, para sacar las castañas del fuego.

Desde mi punto de vista, es necesario revisar y modificar los mecanismos de apoyo a la industria del cine que permitan democratizar los sistemas de soporte y erradicar la corrupción en el sector, a veces disfrazada de premios y galardones.

ACLARACIÓN                 
La opinión expresada en esta columna es responsabilidad de su autor (a) y no necesariamente representa la postura de AM Hidalgo. 

Y tú, ¿qué opinas?