Opinión

Las tres muertes de Marisela Escobedo

INSUMISAS

Avatar del

Por: Michelle Ortiz

Después de horas y horas de pensar en cómo debía comenzar esta columna, solo puedo decirles que en este país feminicida NUNCA tenemos justicia. 

Hace pocos días se estrenó ‘Las tres muertes de Marisela Escobedo’, documental producido por Netflix, en el que se relata la historia de la búsqueda de justicia de Marisela por el feminicidio de su hija Ruby en Ciudad Juárez, Chihuahua. Basado en la sólida investigación de la periodista Karla Casillas Bermúdez, este es un triste relato sobre la impunidad en México ante la violencia machista.

La de Marisela Escobedo es la historia que en promedio viven 10 mujeres al día en México. También es la historia de lucha y reclamo de los familiares y seres queridos de las víctimas de feminicidios en el país. De hecho, todo su andar representó casi un antes y después en la demanda de justicia para este tipo de casos, a nivel nacional.

“Le he perdido el miedo a todo. Le he perdido el miedo a la muerte, que es lo peor que me podría suceder. He enfrentado a las autoridades. He enfrentado al gobernador. He enfrentado a quien se me ha puesto enfrente y quiero que mi hija, donde quiera que esté, sepa que la amo, que no voy a dejar de luchar hasta que se le haga justicia.”, es así como inicia el largometraje. 

El asesinato de Rubí Fraire Escobedo a manos de su novio cuando ella tenía 17 años hizo que su madre, Marisela Escobedo, iniciase una cruzada incansable por todo México para lograr la captura y el juicio del hombre que mató a su hija. Sin embargo, la corrupción del sistema judicial impidió que Marisela pudiese ver resultados favorables y, por el contrario, la convirtió en una víctima más de la impunidad femicida.

La historia cuenta cómo una madre hizo todo lo posible por encontrar respuestas ante la desaparición de su hija, en Ciudad Juárez. Tras días de búsqueda, Marisela se entera que Rubí había sido asesinada por Sergio Barraza, su pareja desde hace un par de años. Barraza confesó el crimen cuando agentes policiales ingresaron a su casa en medio de otra investigación.

Al ser juzgado y prácticamente haber confesado el asesinato de Rubí, los jueces que llevaban el caso lo absolvieron. La madre de la joven víctima vivió el desinterés de parte de las autoridades de justicia. Pero no desistió y logró que se cambiará la sentencia, por fin lo encontraron culpable. Aunque en ese periodo le dieron oportunidad al feminicida de volverse a fugar

Durante dos años, la enfermera, madre y empresaria evidenció las fallas del sistema judicial, a la vez que encabezó una cruzada en busca de justicia y contra los feminicidios. Realizó infinidad de protestas, caminatas y denuncias alrededor del país, donde lanzó su grito de dolor, el cual es develado en el documental Las tres muertes de Marisela Escobedo. 

Este documental, cuya trama data de 2008, es el reflejo de la dura y escalofriante realidad que a diario viven miles de familias mexicanas que no encuentran respuestas tras los asesinatos de sus hijas, hermanas, madres y tías a manos de hombres.

La historia de Marisela y su hija Rubí es más común de lo que parece, especialmente en un país donde 10 mujeres son asesinadas al día y la mayoría de los casos quedan impunes. 

La trama también aborda la corrupción del sistema judicial y de las autoridades de Ciudad Juárez y a nivel nacional, que cerraron los ojos ante la situación que vivía Marisela y que la llevó a buscar respuestas por sus propios medios. “Cuando empiezas a develar las fallas del sistema y, más que todo, el nexo narco y Gobierno, tu vida está en peligro”, cuenta uno de sus hijos en el documental.

La familia fue amenazada por una banda de crimen organizado que cobijó al asesino de Rubí tras su salida de la cárcel. Meses después de que lo declararan inocente, un tribunal de casación revocó la sentencia absolutoria de primera instancia y sentenció a Barraza por asesinato, sin embargo, éste permaneció prófugo hasta que también fue asesinado.

La historia del asesinato de Rubí y de la búsqueda incansable de la verdad y la justicia por parte de su madre también es una historia de valentía, pues Marisela se atrevió a desafiar no solo al poder judicial, sino también al político y al ligado al crimen organizado. Una lucha que acabó también con su vida cuando fue asesinada  donde se había instalado desde hace varios meses como protesta por la falta de acciones para recapturar al asesino de su hija Rubí.

La noche del 16 de diciembre de 2010, Marisela Escobedo fue asesinada enfrente del Palacio de Gobierno de Chihuahua, por un hombre que –según se observa en las cámara de seguridad– descendió de un coche y le disparó. Toda la escena fue una metáfora del camino que la activista emprendió desde el feminicidio de su hija.

Pero no solo eso, la historia de esta madre desesperada que recorrió todo el país –de norte a centro– implorando por la respuesta justa para el asesinato de su hija de 17 años, también sirve como muestra de la impunidad en la que quedan el 97% de las denuncias de estos delitos, en todo el país, y es ejemplo tambien de lo corrompido que ha estado el Estado, por parte del crimen organizado por un lado, y por la insignificancia que para los gobernante e impartidores de justicia representa un feminicido, por el solo hecho de que la víctima es mujer.

“Las tres muertes de Marisela Escobedo”, es el título con el que Netflix rememora ahora la historia de la activista que luchó hasta el final de sus días. En el documental realizado por Carlos Pérez-Osorio y Laura Woldenberg, queda de manifiesto como Marisela no solo fue víctima del feminicida de su hija, sino del crimen organizado, y sobre todo, del Estado.

Hasta el momento lar muertes de Marisela y su hija Ruby, así como la de Lorena, Ingrid, Fátima, Mariana, Alondra y todas quienes nos faltan, SIGUEN IMPUNES.

FEMINICIDIOS EN MÉXICO 2O2O 

En los primeros nueve meses de 2020, en México se han registrado 704 presuntos delitos de feminicidio.

De acuerdo con datos del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, el Estado de México documentó 106 casos, seguido por Veracruz con 67, la Ciudad de México con 55, Nuevo León con 50 y Puebla con 40.

La violencia contra las mujeres y las niñas es una de las violaciones de los derechos humanos más graves, extendida, arraigada y tolerada en el mundo. Esta violencia es tanto causa como consecuencia de la desigualdad y de la discriminación de género.

Pese al covid-19, la violencia contra las mujeres fue en aumento en los primeros nueve meses del 2020, según lo publicado por Sin Embargo. De acuerdo con las más recientes cifras del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, 2 mil 150 mujeres fueron víctimas de asesinato y se registraron 704 feminicidios.

ACLARACIÓN                                              
La opinión expresada en esta columna es responsabilidad de su autor (a) y no necesariamente representa la postura de AM Hidalgo.
Opinión

Opinión en tu buzón

Deja tu correo y recibe gratis las columnas editoriales de AM, de lunes a domingo

8am

Y tú, ¿qué opinas?