Liderazgos en tiempos de pandemia

LA DOXA

Avatar del

Por: Dulce Cano

Actualmente, es más que relevante, la importancia de complementar los liderazgos con teoría y práctica, sobre todo los que están involucrados con el servicio público. Durante años hemos sido testigos de la constante burocracia y la eterna falta de meritocracia en los espacios de toma de decisiones, sin embargo más allá de las aún vigentes cuotas de cuates, la pregunta que deberíamos tener presente es: ¿Cuáles son los costos sociales, políticos y económicos que impactan a una ciudadanía en general al no apostarle a la profesionalización del servidor público?

Ejemplos negativos nos sobran, pero ¿por qué no hablar de los servidores públicos que aun contra corriente desde sus trincheras están dando una importante batalla en cada una de sus causas?, sumando de forma efectiva esfuerzos que se traducen en resultados.

La Unidad de Inteligencia Financiera, es un ente de la administración pública, creada mediante decreto el 04 de mayo del 2004, con la finalidad de colaborar en la prevención y combate a los delitos de operaciones con recursos de procedencia ilícita, comúnmente conocido como lavado de dinero y financiamiento al terrorismo, sin embargo a casi más de una década de su creación es hasta este momento que toma un papel de gran relevancia al contribuir al control de la corrupción desde una perspectiva de “seguimiento inteligente y congelamiento de cuentas” que permitan que los presuntos culpables detengan de forma importante sus operaciones.

Su titular, el Doctor Santiago Nieto Castillo, Licenciado en Derecho por la Universidad Autónoma de Querétaro y Doctor con mención honorifica en esta misma área por la Universidad Autónoma de México, ha marcado la diferencia en los últimos años y se pone en el radar de los servidores públicos que no solo queda claro que tiene pleno conocimiento de la función que desempeña y de los objetivos de la UIF, de manera complementaria genera acciones estratégicas para dar cumplimiento a los objetivos planteados.

A casi dos años de estar al frente de esta encomienda, su ruta de trabajo, se ha mantenido sólida y cada vez más fortalecida por los convenios de colaboración y la suma de “voluntad política” que existe por parte de otros actores para prevenir de una forma certera el flujo de efectivo generado de forma ilícita.

Dentro de los temas que más destacan, es la ruta generada para dar seguimiento a las “empresas factureras”, combatir “la trata de personas” y el tema más actual “delitos y faltas electorales”.

En los últimos días hemos sido testigos de las constantes notas a través de redes sociales en las cuáles se observa un trabajo coordinado entre la UIF y las Fiscalías Generales de distintos estados para trabajar de manera interinstitucional en el blindaje de los próximos comicios de Junio.

La tarea del titular de la UIF, no es nada fácil, pero es importante destacar el trabajo permanente y coordinado, sin filias ni fobias que aún y con pandemia continua realizando, ya que si algo es cierto, es que el tema de corrupción no da tregua ni en tiempos ni espacios.

La profesionalización del Servicio Público debe ser un objetivo permanente de cualquier gobierno federal, estatal o municipal, contar con profesionistas que sumen y no resten al fortalecimiento de las instituciones y al cumplimiento de los objetivos, sin duda garantizará las condiciones necesarias para el desarrollo económico, político y social de toda una sociedad.

ACLARACIÓN                                                     
La opinión expresada en esta columna es responsabilidad de su autor (a) y no necesariamente representa la postura de AM Hidalgo.
Opinión

Opinión en tu buzón

Deja tu correo y recibe gratis las columnas editoriales de AM, de lunes a domingo

8am

Y tú, ¿qué opinas?