Mañaneras... SI o NO

EL DERECHO DE GIL BORJA

Avatar del

Por: Arturo Gil Borja

  • Fb: Arturo Gb 
  • Tw: @arturogilb

A unos meses de iniciar campañas, una vez más hay diferencias entre el Instituto Nacional Electoral (INE) y el Gobierno Federal, pues el presidente del organismo autónomo, ha expresado que no se deben de transmitir las conferencias matutinas del Presidente.

La medida, es resultado de que justamente Vicente Fox, ex presidente de México, en el año 2005, se dedicó a promover las obras y resultados de su gobierno, para impulsar a su entonces candidato, Felipe Calderón.

Los contendientes de los partidos de la entonces oposición, incluido Andrés Manuel López Obrador, manifestaron su justificado malestar, porque a través de la Presidencia de la República, se beneficiaba a los candidatos de un partido.

Tras años de ardua batalla, se consiguió lo que parecía inédito, pues se logró que los artículos 42 y 117 de la Carta Magna se modificaran y ordenaran a los servidores públicos abstenerse de compartir y difundir sus logros, para evitar influir en el electorado.

Que distinta resulta la democracia de nuestro vecino país del norte, en donde un Presidente de aquella nación, en funciones, puede, con cierta libertad, hacer campaña para sí mismo y sus compañeros de partido, inclusive desde el cargo público.

En México, desafortunadamente, se han documentado casos, en los que servidores públicos, utilizan los recursos a su cargo, para influir en los resultados de las elecciones, lo que ha traído consigo, reformas a las leyes, en donde se ha llegado al ridículo de que estos últimos, no puedan expresar libremente sus ideas y solo las manifiesten los días domingos y días feriados, durante la etapa electoral.

Escuchando a Lorenzo Córdova, Presidente del INE, le debemos dar la razón legal, pues las leyes, que no son de su autoría, establecen dicha prohibición, pero sí analizamos los argumentos del Presidente López Obrador, le debemos dar la razón legítima, pues la libertad de expresión, es parte de un derecho connatural al ser humano.

En un principio, los tribunales federales en materia electoral, le expresaron al INE, que la resolución de pedir al Presidente, modere sus expresiones en materia política, sin hacer crítica a la oposición y sin mediar en favor de su partido (MORENA), es ilegal, pues quien realizó la recomendación, fue una comisión del INE y no la asamblea en pleno, sin que el juzgador analizara el fondo del asunto.

Lo anterior ha obligado a que en el pleno y en presencia de todos los consejeros de ese órgano autónomo, se discuta respecto de la prohibición o permiso que se otorgará al Presidente para que ejerza su derecho a comunicar ante los medios de comunicación y en tiempo real, el proyecto de su gobierno, los resultados y lo que él considere respecto de sus adversarios políticos.

Si gana el Presidente, será un gran paso al respeto y libertad de los servidores públicos, dejando sin castigo a cualquier servidor público por manifestar libremente sus ideas y apoyo a los candidatos que sean de su parecer.

Suponiendo sin conceder, que solo se le permita al Presidente y se castigue al resto de los funcionarios (entendido como todo aquél que percibe un salario del erario público por motivo de su trabajo), estaremos ante una de las peores injusticias de la historia, pues los criterios legales se aplicarían a favor de una persona y no de manera equitativa y proporcional.

Si es el INE al que le otorgan al final la razón, seguiremos en una democracia que, so pretexto de la legalidad de una elección, violará derechos fundamentales de quienes hoy, no tienen el derecho de expresar sus ideas y trabajo con la libertad de cualquier ciudadano. 

Por hoy me despido, esperando tus comentarios.

Hasta la próxima.

ACLARACIÓN                                                 
La opinión expresada en esta columna es responsabilidad de su autor (a) y no necesariamente representa la postura de AM Hidalgo.
Opinión

Opinión en tu buzón

Deja tu correo y recibe gratis las columnas editoriales de AM, de lunes a domingo

8am

Y tú, ¿qué opinas?