“María Teresa de Landa una Miss que no vio el Universo”

EL TLACUILO

Avatar del

Por: Arturo Moreno Baños

El triunfo de la mexicana Andrea Meza como Miss Universo hace recordar aquellos certámenes de belleza en los que han ganado otras mexicanas como Lupita Jones en 1991 y Ximena Navarrete en 2010.

Sin embargo también existió una chica llamada María Teresa de Landa que se corono la primera Miss México y su historia nos recuerda que  procesada un año después de recibir el título fue acusada de matar a su esposo. 

Conozcamos su historia:

¿Demasiados anuncios?

Disminuir publicidad

En aquel marzo de 1928 una revista promocionaba el primer certamen de belleza Miss México. Las interesadas debían ser mujeres de entre 18 y 25 años, ser solteras, "gozar de buena reputación moral" y no ser artistas. El formato había sido adoptado de Estados Unidos, país que desde 1920 realizaba un concurso interno para dar a conocer a la Miss Estados Unidos.

El certamen de belleza se llevó a cabo en varias etapas, incluso en una de las etapas los lectores de las revistas que circulaban entonces en México enviaron cupones por correo para votar por su favorita. Sin embargo, el jurado decidió las cinco finalistas tras el concurso de trajes de baño, donde saldría victoriosa María Teresa de Landa, la primera Miss México en la historia.

El título le otorgó a María Teresa la facultad de participar en el certamen “Concurso de Pulcritud y Belleza Internacional”, el cual se convertiría en Miss Universo en la década de 1950. También María Teresa tuvo varias ofertas para trabajar como actriz en Hollywood, sin embargo, las rechazó puesto que su plan de vida era casarse con el general revolucionario Moisés Vidal Corro, quien tenía 34 años de edad y lo había conocido en el funeral de su abuela, el 8 de marzo de 1928.

Se casaron el 02 de octubre de 1928, se fueron a vivir a la calle de Correo Mayor en el centro de la Ciudad de México, parecía un buen matrimonio solo con una peculiaridad el general Moisés Vidal no dejaba que su esposa saliera de la casa y mucho menos leyera el periódico, puesto que "una señora decente no tenía por qué enterarse de los crímenes y demás indecencias que llenan las páginas de los diarios"

Un domingo 25 de agosto de 1929, de Landa y Ríos se despertó y encontró el periódico y un revolver marca Smith and Wesson del general.

Cuál sería su sorpresa al leer uno de los contenidos de aquel diario que afirmaba que María Teresa Herrejón López de Vidal Corro denunciaba a su esposo por bígamo. Se trataba de una mujer homónima a ella, quien estaba casada y tenía dos hijas con el mismo general, radicadas en Veracruz.

María Teresa tomó el arma para suicidarse, pero ante burlas que recibió por parte de su esposo tras confrontarlo, decidió disparar contra Vidal Corro. Según la declaración forense, ella disparó seis balas y provocó diez orificios. "Una bala cruzó el rostro, la clavícula y volvió a alojarse en el cuerpo del general que quedó tendido en un sillón de la sala del hogar", aseguran. Tras esta acción, ella intentó de nueva cuenta suicidarse, pero ya no quedaban balas.

Tras formarse un escándalo se llegó a un  juicio que inició en noviembre de 1929. Según la fuente, María Teresa, asistió con un elegante y sensual, pero enternecedor, atuendo con medias negras de seda para intentar apelar a que quedara exonerada, acto que logró el 2 de diciembre del mismo año. Desde entonces ha pasado a la historia como “La viuda negra” y también porque en México se dejaron de realizar los juicios populares, adoptados 10 años antes de éste justamente porque el jurado influía bastante en la sentencia.

Tras quedar libre, María Teresa destacó en el mundo académico. Consiguió grados de maestría y doctorado, y dio clases en la Universidad Nacional Autónoma de México, en las preparatorias 1, 3 y 5, de materias como Historia, Ética y Filosofía. De Landa se retiró de la vida laboral y académica en 1986 y murió el 4 de marzo de 1992.

ACLARACIÓN      
La opinión expresada en esta columna es responsabilidad de su autor (a) y no necesariamente representa la postura de AM Hidalgo

Y tú, ¿qué opinas?

Te podría interesar