Opinión

Muerte a la salud

EL DERECHO DE GIL BORJA 

Avatar del

Por: Gil Borja

Con la renuncia de Germán Martínez a la titularidad del IMSS, se abrieron y conocieron datos del sector salud, que causan grandes preocupaciones a un importante sector.

Cualquier movimiento de “regeneración”, conlleva re fundar una institución, una ciudad o inclusive una nación.

Nerón, uno de los primeros emperadores romanos, hace más de 2000 años, creyó fielmente que Roma se encontraba en decadencia, y su idea fue el quemar la ciudad para crear, sobre sus cenizas, una nueva sociedad.

Hace varias semanas, en este mismo espacio, manifestamos que la filosofía del nuevo gobierno era clara, establecer una transformación total, para lo cual se requiere, desde su punto de vista, el que sistemas “corruptos” desaparezcan y se generen nuevas estructuras bajo esquemas que ellos plantean.

De inicio, no parece mala la idea, pues en ocasiones el transformar, requiere re fundar, pero cuando esto conlleva poner en riesgo las libertades, salud o inclusive vida de los ciudadanos, se convierte en algo peligroso.

Ciro Gómez Leyva informó en un programa noticioso, los datos de la inversión en salud para este año, las cifras nos dejaron boquiabiertos y con una angustia para quienes han sufrido enfermedades degenerativas o invasivas, sea en carne propia, sea a través de familiares.

De las mismas les comparto que de las 300 camas disponibles en el Instituto Nacional de Neurología, sólo 100 se usan, y no es por falta de pacientes, sino de recursos; el Instituto Nacional de Cancerología, recibió el año pasado 40 millones de pesos para atender a pacientes con cáncer de mama, este año CERO pesos.

Para la atención y detección del cáncer de pulmón, en el 2018, se asignaron 60 millones de pesos, éste sólo 2.8 millones; no menos agrave, la aprobación para la entrega de medicamentos en centros de alta especialidad, era de 4 días, ahora son 4 semanas.

Sumemos las desdeñables condiciones en las que trabajan, so pretexto de realizar el internado (para otras profesiones prácticas profesionales), miles de estudiantes de medicina, viajando a poblaciones rurales y alejadas, con una beca mínima para gastos de manutención, quienes recibirán aún menos y en otras profesiones, como enfermería, sicología y odontología, serán nulas.

Jamás en la historia de este país, se había menospreciado tanto la salud y a quienes prestan sus servicios para mantenernos con vida y/o un estado aceptable de vida.

Pero por otro lado vemos que, para la difusión y práctica del béisbol, se gastarán 500 millones de pesos al año, lo que es una excelente noticia para el rey de los deportes, más no para quienes padecen una enfermedad que no sólo desgasta su economía, sino su integridad física, moral y la de sus seres cercanos.

Me parece, hoy más que nunca, debemos re valorar la función de nuestros médicos mexicanos, pero sobre todo el comprender que re fundar, no puede jamás significar, aniquilar o poner en riesgo a un sector, como lo es el de la salud pública, que con todos sus defectos, era, hasta este año, uno de los mejores en Latinoamérica.

Por hoy me despido, esperando tus comentarios.

Hasta la próxima.

En esta nota:
  • EL DERECHO DE GIL BORJA

Comentarios