Opinión

Mujer contra mujer

¡QUÉ SABE NADIE!

Avatar del

Por: Rodrigo Estrada

Las mujeres lesbianas viven una doble violencia en la sociedad, pues viven propensas a ser violentadas por su sexo y su orientación sexual, en especial cuando el machismo las ve como una fantasía sexual, además de la poca representación a nivel mediático que permita que la sociedad vea a esta orientación fuera de los estereotipos.

El feminismo ha servido para mostrar las desigualdades y violaciones que han vivido por años de manera cultural y estructural las mujeres dentro de la sociedad, en especial en relación a los roles que les son impuestos y la falta de equidad en el mundo laboral. La situación de violencia que viven las mujeres ha incrementado en los últimos años y en el caso de las mujeres lesbianas, estas pueden a llegar a estar en mayor riesgo de ser agredidas.

Cuando una persona homosexual decide compartir su orientación, es común que alguien le haga el desagradable comentario con el que le dan a entender a que no es heterosexual porque no ha experimentado con alguien de su sexo contrario. Por ideas como esa, hay hombres que agreden a lesbianas, con la idea de poder “corregir” su orientación. En octubre de este año, la justicia chilena identificó al presunto homicida de Nicole Saavedra, una joven de 23 años, la cual fue violada y asesinada en 2016 por un conductor del transporte público, el cual se encuentra cumpliendo una condena por abusar sexualmente de una menor de 14 años en agosto de 2019. El asesinato de Nicole ha sido denunciado por su familia como un acto de lesbofobia, pues ella era lesbiana.

Aunque las voces de las mujeres son escuchadas cada vez más en la vida pública de la sociedad, las mujeres lesbianas continúan luchando por su derecho a ser visibles, pues en cuanto a representación se trata, los hombres gays tienen mayor exposición. Incluso cuando se habla  de diversidad sexual, la primer representación mental que se tiene es un hombre amanerado o vestido de mujer. Por lo tanto, la comunidad lésbica lucha el doble, pues no sólo debe batallar con la discriminación por su orientación sexual, sino también con la discriminación por su sexo. Hasta hace poco, era más fácil decir cinco nombres de hombres gays que de mujeres lesbianas, sumado a que son pocas las mujeres en el ámbito público que de manera pública salen del closet.

La televisión mexicana ya ha tenido apariciones de personajes gays, sin embargo en el caso de mujeres homosexuales la representación es mínima. El año pasado ocurrió un fenómeno denominado JULIANTINA, que surgió de la combinación de los nombre de Juliana y Valentina, pareja lésbica que aparecía en la telenovela Amar a Muerte. Fue tanta la aceptación del público que robó el protagonismo de la pareja principal de la trama, teniendo como consecuencia la producción en puerta de una película y una serie para darle mayor desarrollo a la historia de estas dos mujeres que desafiaron a sus familias y que les demostraron que lo que sentían la una por la otra no tenía nada de raro o antinatural.

JULIANTINA es un fenómeno importante, no sólo por el gran impacto que tuvo en redes sociales, pues fue el público joven el que popularizó a esta pareja, así como a ARISTEMO, otra pareja homosexual pero de chicos adolescentes. Juliana y Valentina dieron paso a la conversación en algunos hogares mexicanos sobre este tema, mostrando que la homosexualidad no sólo se trata de hombres, que ser lesbiana no es asumir una estética específica, en la cual el ser femenina o no es una decisión de la propia mujer. Hubo mujeres de distintas edades que a partir de esta historia tomaron valor para hablar sobre su orientación sexual con su familia, así como padres que tuvieron un nuevo referente para entender a sus hijas sobre esa parte de su vida.

Aunque en México, la Encuesta Sobre Discriminación por Motivos de Orientación Sexual e identidad de Género 2018, ha revelado que el 74% de las mujeres lesbianas afirmaron sentirse felices de ser quienes son, el 80% de las mismas sienten miedo de mostrar afecto en público a su pareja. Ya lo dijo Mecano en 1988, “Y lo que opinen los demás está de más, quien detiene palomas al vuelo, volando a ras de suelo, Mujer contra mujer”.

Y tú, ¿qué opinas?