Mujeres Zapatistas

IMSUMISAS

Avatar del

Por: Michelle Ortiz

En zonas montañosas del sureste del país, a miles de kilómetros de colectivos feministas, redes de apoyo y con un entorno tan difícil de cambiar, están ellas, las mujeres que tejen su propia historia...guerreras implacables, MUJERES ZAPATISTAS.

Comencemos con los conceptos

Hablar de la manera en cómo surge el movimiento nos hace regresar a unas cuantas décadas atrás, con el levantamiento del Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) pero como lo menciona María del Pilar Padierna, Las mujeres no inician su constitución identitaria con la incorporación al EZLN, antes de ésta desde luego que habían transitado por procesos que las formaron como sujetos mujeres, indígenas específicos; lo que sí podemos notar es que la adhesión al movimiento permite la modificación radical de sus formas de estar siendo además de los polos anteriores, zapatistas.

La integración de las mujeres en los distintos niveles de organización (las fuerzas milicianas regulares, la comandancia, los puestos en las Juntas de Buen Gobierno, los distintos comités de trabajo, las bases de apoyo, entre otros), modifica las formas sedimentadas de pertenencia que tales espacios habían establecido, de esta manera se impulsa también el cambio en las relaciones interpersonales "privadas".

Por ello hoy, hablamos de ellas porque las mujeres zapatistas han construido una voz-demanda desde el género. El movimiento revolucionario no sólo tiene nociones establecidas por hombres siguiendo una línea transversal, sino que se reconoce un vínculo de significación explorando las demandas históricas del movimiento feminista mexicano. 

Manifiestos en los reclamos por participar en distintos foros en las comunidades y en la insistencia en la institucionalización de sus propuestas a partir de la Ley revolucionaria de mujeres. Manifiestos que que claman un alto a la violencia contra la mujer o el acceso en condiciones equitativas de trabajo en un entorno en donde se carece de muchísimas oportunidades si naces mujer. 

Hace años, las mujeres zapatistas convocaron por primera vez a un Encuentro de Mujeres, que llevó por nombre “La comandanta Ramona”. Este hecho histórico sucedió del 29 de diciembre de 2007 al 1ª de enero de 2008 en el caracol de La Garrucha “Resistencia hacia un nuevo amanecer”,una de las regiones organizativas de las comunidades autónomas zapatistas ubicado en la selva Tzeltal de Chiapas.

En el encuentro relataban anécdotas explicando las distintas formas de esclavitud moderna que vivieron en carne propia. Ellas, las pioneras del movimiento hicieron la revolución para ser libres y las jóvenes lo saben, hay una conciencia clara de que son herederas de una nueva historia. 

La participación de las mujeres se labró al interior de sus propias comunidades y movimientos. La Ley Revolucionaria de las Mujeres Zapatistas fue creada colectivamente en 1993. Que las niñas crezcan con consciencia de sus derechos forma parte de la educación autónoma zapatista, así compartieron: 

“En esta educación autónoma todas la niñas y niños en resistencias son respetadas en sus ganas de vestir, de hablar, de participar, también en las decisiones son tomadas en cuenta (…) también se practica el compañerismo, el respeto y la igualdad entre niñas y niños (…) lo que hemos querido para nuestras niñas es que sean tomadas en cuenta, que sean respetadas como niñas y mujeres, que tengan igualdad, que conozcan bien cuales son sus derechos y tengan libertad, que no sean discriminadas, que sean tomadas en cuenta sus palabras”.

Así, las mujeres conciben de distintas maneras su identidad de género, no son lo mismo las mujeres urbanas que las indígenas. Las mujeres zapatistas articulan a su identidad de género el elemento cultural, inseparable para comprender los referentes desde los cuales elaboran sus propias voces. 

Las mujeres zapatistas, han contribuido a enriquecer los debates en torno a los estudios de género en México al presentar una propuesta para concebir las relaciones entre géneros que no excluye la relación con los varones, al cuestionar los referentes desde los cuales se construye el feminismo histórico en México que, entre otras cosas y por lo menos en un primer momento, no alcanza a visibilizar las realidades desde las cuales se gestan los procesos propios de intervención que proponen las zapatistas desde el género. Esto es, las zapatistas han insistido mucho en la necesidad de pensar la "cuestión de la mujer" desde las propias realidades en sus comunidades y como parte de un proyecto que apuesta a la construcción de otros mundos posibles.

Las mujeres zapatistas hacen un llamado a todas las mujeres de México y el mundo, al que acudiremos con la convicción de que somos muchas las que resistimos y nos revelamos contra el sistema capitalista y patriarcal, de nuevo nos reuniremos con nuestras aliadas y hermanas zapatistas para llenarnos de su sabiduría y amor por el mundo.

Te comparto la recomendación musical de esta semana:

ACLARACIÓN                                                      
La opinión expresada en esta columna es responsabilidad de su autor (a) y no necesariamente representa la postura de AM Hidalgo.
Opinión

Opinión en tu buzón

Deja tu correo y recibe gratis las columnas editoriales de AM, de lunes a domingo

8am

Y tú, ¿qué opinas?