Nada que celebrar

EL DERECHO DE GIL BORJA

Avatar del

Por: Arturo Gil Borja

Mañana, 8 de marzo, se conmemora “El día de la mujer”, cuando en realidad, debería denominarse, “El día de la lucha de las mujeres”, puesto que, no pocos, confunden la batalla que por muchos años han emprendido las mujeres para que les sean reconocidos y respetados sus derechos humanos, civiles y políticos.

Cada año, vemos las redes sociales con todo tipo de mensajes, desde aquellos en que “felicitan a las mujeres en su día”, otros que nos ayuden a comprender la fecha, explicándonos el motivo de la conmemoración y otros, con “chistes y memes”, que solo denigran la condición de género.

Sin que el presente artículo pretenda abordar los postulados de un movimiento social, presentemos las cifras para que, de manera individual, cada quien obtenga sus conclusiones.

Según datos publicados por el INEGI, con relación al Censo Nacional de Población y Vivienda, realizado en el año 2020, en México, hay 64,540,634 mujeres, que representan el 51.2% de la población total mexicana.

Lo anterior implica que las mujeres son la población con mayor número de personas en nuestro territorio nacional, pero cuando se revisa cuantas mujeres ocupan un cargo directivo, solo 39% de estas, tiene esa oportunidad.

Asimismo, son propietarias del 36.6% de las micro, pequeñas y medianas empresas, resaltando que, en su mayoría, no tienen una fuente de ingresos regular y no tienen acceso a la seguridad social, pues este emprendimiento lo hacen solas y en condiciones precarias.

En el hogar, hacen el 73.6% del trabajo doméstico, sin remuneración alguna, lo que incluye no solo el comúnmente denominado “quehacer”, sino también, los cuidados de menores y adultos mayores.

Tan solo en el 2020, más de un millón de mujeres, dejaron o perdieron el empleo, pues los menores se quedaron en casa, y el cuidado quedó, preponderantemente en las madres, y peor aún, la CEPAL, pronostica un aumento y feminización de la pobreza en Latinoamérica.

En el mundo, 435 millones de mujeres (se incluyen niñas y ancianas), cayeron en pobreza extrema en el 2020, de las cuales 118 millones de ellas, son latinoamericanas, lo que significa que las mismas, no tienen siquiera la manera de llevar los insumos básicos a su hogar.

En materia de seguridad, lo hemos citado en anteriores columnas, los feminicidios, la violencia intrafamiliar y la trata de personas, creció exponencialmente y ninguna medida ha sido paliativa del problema.

Muchos se molestan porque a quienes llaman radicales, realzarán pintas en edificios públicos, a lo que denominan, incitación a la violencia; un servidor, no es partidario de la violencia, en ninguna de sus formas, sin embargo, no puedo juzgar estos actos, cuando más allá de la autoridad, es decir la sociedad entera, es sorda y muda, ante las cifras en contra de las mujeres, que aquí presentamos.

De manera increíble, pareciera que era la única manera de que el resto de la población, abriera ojos y oídos, para notar lo que hoy sucede en contra de las mujeres, no obstante, si seguimos “celebrando” los días, como parte de un calendario cívico, nada cambiará y, por el contrario, la violencia irá creciendo de manera sistemática, sin que las mujeres tengan acceso real a la prevención y a la justicia.

  • Fb: Arturo Gb 
  • Tw: @arturogilb

Por hoy me despido, esperando tus comentarios.

Hasta la próxima.

ACLARACIÓN                                                     
La opinión expresada en esta columna es responsabilidad de su autor (a) y no necesariamente representa la postura de AM Hidalgo.
Opinión

Opinión en tu buzón

Deja tu correo y recibe gratis las columnas editoriales de AM, de lunes a domingo

8am

Y tú, ¿qué opinas?