Opinión

Nos alcanzó el ciberpunk

DESDE EL PROYECTOR 

Avatar del

Por: Mariano Bouchot

En la columna pasada, en este mismo espacio, tocaba algunos puntos respecto a la visión distópica que pareciera tener nuestro presente. Entonces, un buen amigo, hombre de ciencia, me sugería que las circunstancias actuales tendían más a lo que ocurre en las historias del ciberpunk.

Y, en efecto, si hacemos un breve repaso del acontecer global, podemos caer en cuenta que estamos ante un perfecto argumento para un relato ciberpunk; subgénero literario de la ciencia ficción. Un futuro distópico, el dominio de la inteligencia artificial, la influencia de la alta tecnología, sociedades corruptas, drogas de diseño y millones de humanos que dependen de realidades virtuales; son elementos comunes en las historias de este tipo.

En el cine, el primer antecedente del ciberpunk es la cinta de culto Blade Runner, dirigida por Ridley Scott y protagonizada por Harrison Ford. Estrenada en 1982, esta película es una adaptación de la novela ¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas?, autoría de PhilipK. Dick, publicada por vez primera en 1968. Este relato literario se ubicó en el género de la ciencia ficción, lo mismo que el filme dirigido por Scott,  que influyó notablemente en la creación de todo un movimiento contracultural que marcó a los años ochenta.

La primera novela cyberpunk se publicó en 1984: Neuromante, escrita por el canadiense William Gibson, considerado el padre de este movimiento. El autor, escribió esa obra con influencias de la subcultura punk y de una temprana cultura cibernética. Esta corriente literaria ha nutrido al cine con sus historias, ha influido en el diseño de videojuegos y también ha marcado el desarrollo del asombroso manga japonés.

Akira, es una prodigiosa película japonesa de animación, estrenada en 1988. Dirigida por Katsuhiro Otomo, autor del manga homónimo, publicado por primera vez en 1982. La historia se desarrolla en Neo-Tokio, después de la Tercera Guerra Mundial. Otro par de elementos comunes en este movimiento: las neo ciudades que persisten después de magnas catástrofes.

Ready Player One, novela de Ernest Cline, publicada en el 2011. Es una obra que atrapa al lector desde sus primeras líneas, describe un mundo dominado por universo virtual, muy cercano a lo que se comienza a vivir en el presente. La adaptación al cine,  fue dirigida por Steven Spielberg, se estrenó en el 2018. A pesar de ser visualmente espectacular, no revela la intención de la novela de Cline, la película se recarga más en un mundo fantástico.

Títullos como Ghost in the Shell; Johnny Mnemonic; Matrix, entre muchos otros, se han inspirado en la literatura ciberpunk. Hasta hace poco tiempo ver y leer esas historias, era solo ciencia ficción. Pero hoy, después de observar las circunstancias presentes, se perciben ciertos indicios premonitorios. Cada vez nos adentramos más en un mundo virtual, en una atmósfera deshumanizada, con la pandemia amenazante y la supervivencia individual como meta final.

ACLARACIÓN                              
La opinión expresada en esta columna es responsabilidad de su autor (a) y no necesariamente representa la postura de AM Hidalgo.
8am

Recibe gratis por email las 8 noticias esenciales de AM, antes de las 8:00 a.m.

8am

Y tú, ¿qué opinas?