Opinión

Nueva batalla municipal

Agenda Setting

Avatar del

Por: Florentino Peralta

Librado el episodio de la huelga sindical, que tuvo un impacto económico de cien millones de pesos en el sector comercial, el ayuntamiento de Pachuca protagoniza una nueva disputa, toda vez que un grupo de regidores de diferentes partidos, incluidos cinco de Acción Nacional, no considerarían ya a la alcaldesa.

Desde el martes 2 de abril del año en curso, dos días antes de que concluyera la huelga, los representantes populares hicieron llegar mediante correo electrónico la convocatoria para sesionar de manera extraordinaria el jueves 4 de abril a las 11:30 horas en Campo de Tiro, declarado recinto oficial durante el paro.

El motivo de la reunión era y fue, aprobar la adjudicación directa de 50 millones de pesos a tres empresas para ejecutar y supervisar el programa de bacheo, acción promovida al margen de la presidenta municipal, Yolanda Tellería Beltrán que ve disminuido así, su margen de maniobra dentro del Cabildo capitalino.

Las y los cinco regidores del PAN que firmaron el documento son Ruth García, Marleen Montaño, José Luis Zúñiga y Yuseb García (identificados con el grupo del Comité Directivo Estatal), así como Noé Alvarado (que llegó a la planilla como propuesta del partido del sol azteca mediante la coalición PAN-PRD).

Signaron también Génesis Vázquez y Liliana Verde del PRI; Rafael Muñoz y Juan Ortega de Nueva Alianza; Octavio Castillo y Nidia Chávez Cerón de Movimiento Ciudadano; Jaime Medina de Morena; y Navor Rojas como independiente para sumar 13 regidores, de un total de 19, que los colocaba ya como mayoría.

Esa convocatoria mostraba que el Cabildo estaba dividido, el grupo edilicio del PAN fracturado y advertía un complicado cierre de administración. La sesión se llevó a cabo hasta la tarde sin los regidores de Movimiento Ciudadano, los seis panistas afines a Tellería y el síndico hacendario, que no se presentaron.

NUEVA REALIDAD
La presidenta municipal de Pachuca se enfrenta tras la huelga a una realidad muy diferente: encontró una oposición organizada en la que convergen algunos de sus correligionarios y que de mantenerse ese vínculo, que comenzó a amalgamarse  durante los 45 días de la huelga, la mantendrán relegada como minoría dentro del Cabildo. La validez de la sesión extraordinaria y la asignación de recursos serían dirimidas en tribunales, ya que Tellería Beltrán acusa ilegalidad en ese proceso, pero el mensaje y alcances de sus opositores son claros y sólo a través de ellos podría recomponer esta situación, de lo contrario, su gestión habría ya terminado.

Comentarios