Otra vez Baptista

AGENDA SETTING

Avatar del

Por: Florentino Peralta

Más tardó en reincorporarse como regidor que en provocar una revuelta a las puertas de la presidencia municipal de Tula. Identificado ya como “incendiario”, pero poco inteligente, Ricardo Baptista se cuelga ahora de la inundación.

La mañana del jueves 16 de septiembre se llevó a cabo una manifestación en la sede del ayuntamiento, donde algunos habitantes que se dijeron afectados por la inundación del pasado día 7 exigían la “renuncia” del presidente municipal.

Como bien lo dijo Baptista, al momento que los inconformes rompían una puerta de vidrio, se trató del único integrante de la Asamblea que estaba presente durante aquella movilización, de la que se colgó a su regreso como regidor.

Apenas hace unas semanas convocó a los entonces diputados locales de Morena, principalmente a los del grupo universidad, a una comida de despedida con el secretario de Gobierno, Simón Vargas con quien siempre estuvo en pugna.

Pero durante sus últimas participaciones como legislador aprobó el retorno del bono electoral y temas de interés para el gobierno estatal, como el nombramiento del nuevo procurador y la creación de la Fiscalía General de Justicia.

Ahora como regidor de Tula, ya que perdió la disputa por la alcaldía y se conformó con el premio de consolación, exige la separación del cargo como presidente municipal de su excorreligionario, el perredista Manuel Hernández Badillo. 

Baptista se suma así a un nuevo intento de desestabilización, ahora en el ayuntamiento de Tula, donde hace ya más de 20 años fue alcalde, junto con el exdirigente priista en el municipio y exfuncionario estatal, Saúl Basurto Guerrero.

Este último personaje es identificado con el ex diputado federal, ex diputado local, exalcalde de Tula y ex secretario de Gobierno de Hidalgo, Fernando Moctezuma y en 2017 rechazó el arribo Eduardo Ogando como dirigente municipal del PRI. 

En esto que pretende convertirse en revuelta contra el alcalde de Tula, porque la tragedia solo es vista como botín político, participa también el dirigente de la Red de Conciencia Ambiental, Queremos Vivir A.C., René Romero Rivera.

¿CHIRRIÓN POR EL PALITO?

Ante un presidente municipal espantado por la tragedia que no da tregua, puesto que además de la tremenda inundación de los pasados 6 y 7 de septiembre, el fin de semana nuevamente se registraron anegaciones importantes y la evacuación de nueve colonias, Ricardo Baptista le hace otra vez al vivales político y exige ya que Manuel Hernández Badillo solicite su separación del cargo para investigar si incurrió en negligencia, cruzada que encabezan también los ambientalistas locales, Basurto y Romero, quienes se opusieron al entubamiento del río Tula y en una de esas, hasta les voltean el linchamiento mediático que buscan generar.

ACLARACIÓN                                                
La opinión expresada en esta columna es responsabilidad de su autor (a) y no necesariamente representa la postura de AM Hidalgo.
Opinión

Opinión en tu buzón

Deja tu correo y recibe gratis las columnas editoriales de AM, de lunes a domingo

8am

Y tú, ¿qué opinas?