Opinión

¿Podemos ganarle al SAT en Tribunales?

GOL TRIBUTARIO

Avatar del

Por: Lic. Juan Antonio Aguilar Cervantes

Ante el ejercicio de alguna de las facultades de comprobación que lleva a cabo el SAT, resulta común que culminen con la determinación de un crédito fiscal. Esto es, que le informen al contribuyente que debe pagar las contribuciones supuestamente omitidas, junto con la actualización (inflación), recargos (intereses) y multas (que por lo menos ascienden al 55% de la contribución omitida).

Ante este escenario, el contribuyente tiene a su alcance dos medios ordinarios de defensa: Recurso de Revoación y Juicio Contencioso Administrativo Federal, y en útlima instancia puede acudir ante el Poder Judicial Federal, ya sea mediante amparo directo, o bien, en revisión extraordinaria ante la SCJN, si el caso lo amerita como una cuestión excepcional.

Ahora bien, la pregunta que encabeza la presente columna, se puede contestar con un contundente: . En efecto, por supuesto que un contribuyente le puede ganar al SAT en Tribunales, obteniendo una sentencia favorable que declare la nulidad lisa y llana de la resolución combatida que fincó el crédito fiscal, y en consecuencia, no tenga olbigación de realizar pago alguno al SAT.

Un contribuyente puede vencer al SAT por varias razones, a saber:

  1. En primer término, porque tenga razón de fondo y el SAT observó equivocadamente los hechos y en juicio se demuestra que no existía omisión de contribuciones.
  2. Porque con independencia de que se deban impuestos, el SAT aplicó indebidamente las disposiciones de las diversas leyes tributarias, o bien, dejó de aplicar las debidas, y se pueda conseguir una nulidad lisa y llana.
  3. Porque aún debiendo impuestos, el SAT cometió dentro del procedimiento de revisión o en el dictado de la resolución determinante, algunos errores, que aunque parezcan formales, lleven al dictado de una sentencia de nulidad lisa y llana.
  4. Es común también que se presente el supuesto de divergencia de criterios (jurídicos) entre el contribuyente y el SAT, y en ocasiones los Tribunales concedan la razón a los contribuyentes.
  5. También puede darse el caso en el que el contribuyente se encuentre en falta, pero la autoridad cometió algún vicio formal o de procedimiento, que si bien no da lugar a la nulidad lisa y llana, sí amerite el dictado de una nulidad para efectos, para que la autoridad subsane el procedimiento viciado y emita una nueva resolución, caso en el cual, tendrá un plazo perentorio de 4 meses, so pena de incurrir ahora sí, en un vicio que daría lugar a una nulidad lisa y llana.
  6. Por último, también puede presentarse el supuesto en el que el contribuyente le gane al SAT de manera parcial. Esto es, supongamos que le determinan al contribuyente 5 pesos de ISR y 5 de IVA. Puede suceder que el gobernado gane la parte relativa al ISR y pierda el IVA, caso en el cual, solamente deberá pagar 5 pesos, en lugar de los 10 inicialmente determinados.

No obstante lo anterior, hay que tener en cuenta la frase popular entre los litigantes: Para ganar un asunto, se necesitan 3 cuestiones:

  1. Tener la razón.
  2. Saberla pedir, y
  3. Que te la quieran dar.
ACLARACIÓN                                                
La opinión expresada en esta columna es responsabilidad de su autor (a) y no necesariamente representa la postura de AM Hidalgo.
Opinión

Opinión en tu buzón

Deja tu correo y recibe gratis las columnas editoriales de AM, de lunes a domingo

8am

Y tú, ¿qué opinas?