Opinión

Por celos y homofobia

¡QUÉ SABE NADIE! 

Avatar del

Por: Rodrigo Estrada

Esta semana el tema era sobre Ingrid, una mujer que fue asesinada por su pareja sentimental, un hombre alcohólico y trastornado. Lamentablemente, no faltaron los comentarios de quienes le echan la culpa a Ingrid, por haberle pedido a su novio que ya no bebiera, porque no se alejó de él desde antes, porque aguantó vivir en una relación con una persona que tenía problemas de adicción con el alcohol. Nada excusa al homicida de su atroz crimen. Desafortunadamente, incluso las mujeres que deciden dejar a sus parejas, son perseguidas y asesinadas.

El 31 de enero de este año una pareja de mujeres fue acribillada en Veracruz-según indagaciones-, el responsable pudo haber sido el exesposo de Karina, quien a modo de venganza la mató a ella y a su nueva pareja María. Hasta el momento continua la investigación, pero este crimen se suma al índice de feminicidios y crímenes de odio, y aunque quien lea esto pueda considerarlo como un crimen pasional, esto no deja de ser incorrecto y condenable.

No se saben más detalles sobre la relación de Karina y María, quienes fueron privadas por vivir en libertad su amor. Tampoco se sabe el tiempo que llevaban juntas, si fue antes o después de que Karina se separará de su esposo. Pero está claro que Karina no era feliz, y no porque su exesposo fuera un mal hombre, pero ahora queda la duda como fue su relación matrimonial, no se sabe si él era violento desde siempre o no, pero definitivamente no tuvo el temple para aceptar el inicio de una nueva vida de quien fuera su esposa.

¿Cuántos años habría estado casada Karina? ¿En qué momento de su vida habrá decidido ponerle llave al closet para no salir y vivir ocultando sus colores? ¿Cómo habrá sido que María logró abrir de poco en poco el closet de su valiente amante? ¿Cómo habrán tomado juntas la decisión de vivir sin apariencias su amor? Desafortunadamente no habrá respuestas, su libertad de amar y de llevar una vida sin discriminación les fue negada y de una forma tan violenta.

Karina había dejado a su esposo, para no continuar viviendo en una mentira, se alejó, hizo lo que muchos hombres no son capaces, dejar de forma definitiva a su esposa(o) e iniciar una nueva vida con su amante. A pesar de todo, la rabia y la violencia volvió a apoderarse de un hombre que falto de inteligencia emocional se dejó arrebatar por la rabia de un matrimonio fallido y tomó las vidas de dos personas que habían decidido tomar una nueva oportunidad para ser felices.

No sólo es Ingrid, no sólo es Karina o María, son cientos las mujeres que son asesinadas y lamentablemente en muchos casos, su asesino vivía en su casa. Que la justicia llegue a todas las víctimas.

ACLARACIÓN
La opinión expresada en esta columna es responsabilidad de su autor (a) y no necesariamente representa la postura de AM Hidalgo.

Y tú, ¿qué opinas?