Representación Olímpica

¡QUÉ SABE NADIE!

Avatar del

Por: Rodrigo Estrada

El día de ayer fueron inaugurados los Juegos Olímpicos 2020, en medio de manifestaciones y diferentes opiniones sobre su realización, se dio paso a uno de los eventos internacionales más importantes de la época actual en deporte y entretenimiento. Los atletas que participan influencian e inspiran a las generaciones que los ven competir, por lo que sus acciones y discursos pueden cambiar vidas.

 En el deporte se mantiene una cultura machista y homofóbica que ha tenido en el closet de la apariencia a diferentes atletas para no ver afectadas sus carreras deportivas, dado que hasta hace unos años era impensable saber de atletas LGBT+, ayer los vimos marchar en la ceremonia de apertura y se les verá competir, demostrando que la orientación sexual de las personas no es motivo para fracasar o no permitirles llegar a una meta.

Para esta edición se sabe que hay al menos 160 deportistas que son parte de la diversidad sexual y ya no se sienten con la necesidad de ocultar su forma de amar. Paula Ginzo es jugadora de la selección de basquetbol de España y es lesbiana, a sus 23 años es ejemplo de como las generaciones jóvenes son quienes forjan los futuros libres de prejuicios y de seguridad a sí mismas (os).

Igualmente europeo, el atleta Tom Boswirth ha invitado de manera abierta a los deportistas olímpicos que siguen en el closet a que salgan y dejen las presiones de aparentar u ocultar parte de su identidad, pues incluso es beneficioso, a partir de su experiencia, aunque aclaró que lo hagan si es seguro hacerlo por el entorno en el que se pudieran encontrar, pues hay países como Rusia que prohíben las demostraciones en público de afecto entre personas del mismo sexo y existe un ley que prohíbe “propaganda LGBT+”, que de fondo corresponde a ideas homofóbicas.

 A penas en 2019, el patinador Jorge Luis Martínez, aprovechó su participación en los Juegos Panamericanos de Lima para salir del closet, siendo el primer deportista mexicano en hacer algo así. El atleta reconoce que México no está listo para reconocer que también hay personas homosexuales en las distintas disciplinas, en lo cual difiero, sólo hace falta un paso para ser visibles. Al final, lo que define el avance en las competencias, son los puntajes, sería injusto que a alguien le quitaran el derecho de competir por ser lesbiana o gay, aun teniendo los mejores resultados, lo que siempre preocupa es la percepción de afuera, del público que podría ser violento, lo que da prueba que la homofobia está presente, si fuera diferente, nadie seguiría en el closet.

Ya ni hablar de la sexualización que tienen que soportar las atletas o de la polémica en torno a la participación de personas trans en las competencias deportivas, sin necesidad de crear otra categoría. Por el momento es un gran avance la participación de personas LGBT+ que destacan como deportistas de alto rendimiento, que no sólo enorgullecen a sus países, sino que sirven de ejemplo para las nuevas generaciones que pueden ver en ellos una posibilidad de un futuro exitoso y comprobar que ser homosexual no te limita, hay quienes incluso ganan medallas de oro.

ACLARACIÓN                                                   
La opinión expresada en esta columna es responsabilidad de su autor (a) y no necesariamente representa la postura de AM Hidalgo.
Opinión

Opinión en tu buzón

Deja tu correo y recibe gratis las columnas editoriales de AM, de lunes a domingo

8am

Y tú, ¿qué opinas?