Opinión

Si yo fuera

Semáforos y ambulantes

Por:

GRUPO AM

GRUPO AM

El inicio de este espacio contemplaba desde el análisis personal hasta un medio de denuncia de los malestares y sentires ciudadanos, con el afán de construir antes de destruir.  Es así que hoy tocará un tema que considero de actualidad sobre las calles de mi querida Pachuca.

Circulando por esta ciudad, es cada día mas evidente el excesivo numero de vendedores ambulantes, limpiaparabrisas, comediantes, malabaristas y solicitantes de monedas que cada día se observan en esta capital.

Su numero se ha excedido de manera alarmante, eso percibo.  Solo basta con circular en su totalidad por el Boulevard Colosio para ser testigo de la cantidad de jóvenes que ofrecen diferentes servicios y productos en cada semáforo.   Otras vialidades están igual o peor, pero como ejemplo el boulevard mencionado me parece perfecto.

En un ejercicio de imaginación y de situarnos con la mente en la ciudad, basta con iniciar nuestro recorrido en la Autopista Turística de la Montaña, como si llegáramos a Pachuca desde el bello municipio vecino de Mineral del Monte para trasladarnos hasta la salida a Actopan como comúnmente la conocemos. 

Solo en ese trayecto, alcanzo a contar unos seis semáforos con trafico relativamente denso y si el calculo mental no me falla entre 15 y 20 personas en cada uno de ellos practicando el ambulantaje.   Eso arroja un total de aproximadamente 100 personas practicando esa no fiscal y arriesgada manera de trabajar.

He intentado platicar con ellos, pero son muy herméticos al respecto.  Poco he podido sacarles.  Les he preguntado: ¿de donde vienen?, ¿quien los deja trabajar?, ¿como se organizan para ocupar sus lugares? y otros cuestionamientos que intento hacer para tener una mayor claridad al respecto. 

Armando un rompecabezas cerebral con las respuestas que he conseguido en los últimos meses, creo que la mayoría vienen de algunas de las colonias ubicadas detrás del reclusorio de esta capital, las que todos conocemos como “la 20 de noviembre”, aunque vale la pena mencionar que son muchas mas colonias las que ahí existen, mas de 10 nombres seguramente surgirían de todos los asentamientos ya establecidos en esa zona.

 

Según entendí, pagan cuotas por estar ahí.  Al parecer entre 30 y 50 pesos diarios.  Si esto es verídico, el que autoriza tendrá que cobrar por lo menos unos 4 mil pesos diarios, lo que equivale a unos 120 mil pesos mensuales.  ¿Quienes se los reparten?, no lo se.    Nada mal para ser un ingreso en efectivo, diario, liquido y sin carga fiscal.  Recuerda que esto, es solo del “Colosio”.  Muy bien, ¿no?

No solo lo que esa falta de regulación y carga fiscal representa es alarmante.  Hay que tener en mente lo que la presencia de esas personas representa y puede llegar a ocasionar en nuestra Ciudad.

Por un lado, es una clara evidencia de que la falta de oportunidades obliga a los jóvenes a buscar alternativas de ingreso para sus familias.  Por otro lado, esos grupos de jóvenes son presa fácil para enlistarse en las filas del crimen organizado y ser desde ejecutores de delitos (no todos y no quiero generalizar) hasta simples visores, lentes o “halcones” del crimen para ser informantes de donde, como y cuando hacer mejor sus tareas a los malhechores.    Esto no lo digo yo, existen múltiples investigaciones y reportajes de que eso sucede.  

Por ultimo, evidencia que alguna organización coludida con alguna autoridad lo esta permitiendo y que el negocio es grande y redondo para ambas….. Los afectados; la mayoría de los pachuqueños que por ahí han de circular. 

Por eso, SI YO FUERA el Director de Comercio y Abasto de Pachuca, pondría especial atención en este tema.  Devolver el control de las calles a las autoridades no es fácil. Es clave controlarlo y regularlo a tiempo, además de asegurarse de que no existen intereses personales o de grupos que lo estén permitiendo.

No solo de comercio y abasto se trata.  El ángulo social del tema debería de ser de incumbencia de los Sistemas Integrales para la Familia; DIF ESTATAL Y MUNICIPAL.

A nosotros como sociedad no nos importa saber a quien le corresponde.   Nos importa obtener resultados de las autoridades en funciones, sin importar su origen. Por favor pónganse de acuerdo y no permitan el deterioro de las vialidades, ni el incremento de la delincuencia.

 

Y tú, estimado lector, recuerda que, como este, otros temas de interés común podremos tocar.   Con el afán de construir.  Esperemos encontrar eco en quienes deben oírlo.  Esperemos. 

 

En esta nota:
  • Rodrigo Aladro si yo fuera

Y tú, ¿qué opinas?