Opinión

Todo por su nombre

Invitación a robar

Por:

Foto: Grupo AM

Foto: Grupo AM

Tal vez, para cualquier ciudadano común el obtener una plaza de director dentro del gobierno estatal, no podría significar más que obtener un salario cercano a los 30 mil pesos y alcanzar algunas prestaciones laborales, aunque para otros, es la oportunidad de robar sin recato.

Hace unas horas, fuimos testigos de una triste escena en donde el propio gobierno estatal mostró su incapacidad para castigar a los funcionarios corruptos de manera ejemplar. Es tan benévolo en sus argumentos jurídicos que permitió que la pena fuera raquítica y que lejos de constituirse en un ejemplo, parece invitar a robar.

Sergio Islas, quien fungió como director del Sistema de Radio y Televisión de Hidalgo fue condenado por el juez a dos años y medio de pena, pero que podrá cumplir desde la comodidad de su casa.

La cadena de complicidades aparece por todos lados, aunque ahora él tendrá que enfrentar las consecuencias de esa pírrica condena.

Porque resulta inverosímil que un funcionario pueda malversar más de 500 millones de pesos sin que nadie se dé cuenta, conste que existe una contraloría, una auditoría, una fiscalía anticorrupción, un esquema de auditorías de carácter permanente, según los portales de transparencia y resulta que nadie conoció del desfalco, vamos ni el entonces gobernador Francisco Olvera.

Bueno, pues la invitación está abierta para quien quiera desfalcar al gobierno, puesto que Sergio Islas, estará 912 días metido en su casa purgando su condena. Para él, cada día de su pena, significará la justificación de 548 mil pesos.

Hidalgo repuntó en el número de personas con hambre en los últimos años, tan sólo porque no tienen entre 60 y 80 pesos diarios para adquirir los alimentos de la canasta básica.

La cantidad justificada cada día de encierro del ex funcionario, representaría brindar el equivalente a un jornal de 70 pesos a 7 mil 832 pobres, que seguramente con un empleo estable saldrían de ese lamentable sector que ya alcanza más del 50 por ciento de los hidalguenses.

Por ello, resulta lamentable que un gobierno no tenga la capacidad intelectual y jurídica para resguardar los dineros que reciben para otros fines, no para alentar ambiciones desmedidas.

Sea coyuntural o no, ayer el jefe de este mal funcionario, Francisco Olvera fue nombrado como delegado del PRI en la Ciudad de México. A ver quien entiende estos entuertos de la política en donde en lugar de alejarlos de las tentaciones los acercan todavía más.

Y dentro del Cereso de Pachuca, hay al menos dos funcionarios más que seguramente esperan una sentencia tan cómoda como la aplicada a Sergio Islas, mientras que las cantidades millonarias que robaron del erario seguramente son disfrutadas por cómplices, amigos o familiares, porque nunca se habla de una recuperación.

La guerra contra la corrupción será de chocolate, puesto que serán muchos los tentados a cometer desfalcos y luego gozar de penas cómodas desde la privacidad de su casa.

Nimiedades: La danza de los millones en el sector agropecuario cada día se pone más interesante por el enojo de algunos. 

En esta nota:
  • Hambre
  • Francisco Olvera
  • Sistema de Radio y Televisión de Hidalgo
  • Sergio Islas
  • México
  • PRI
  • Hidalgo

Y tú, ¿qué opinas?