Opinión

Todo por su nombre

Hidalgo, tierra infértil para Meade

Por:

Diseño: Grupo AM

Diseño: Grupo AM

Hace 68 meses, en la Plaza de Toros Vicente Segura se reunieron más de veinte mil acalorados priistas para vitorear y ser testigos del compromiso que hacía Enrique Peña Nieto con ellos y todos los hidalguenses.


Fue muy puntual al afirmar  que “no queremos más pobreza e inseguridad en el país”, y frente al notario Martín Islas Fuentes estampó su firma en un documento que lo comprometía en sólo cinco puntos que habrían de incidir en el desarrollo de la entidad.


Uno era modernizar la carretera Pachuca-Huejutla; construir la Ciudad del Conocimiento; construir el libramiento de Ixmiquilpan y los más importantes hacer una nueva refinería y edificar un aeropuerto.


A la vuelta de este tiempo, nada de los prometido llegó, sólo que el notario público que avaló el compromiso de Peña Nieto, fue nominado como consejero presidente del Instituto de Acceso a la Información Pública y cuando tuvo problemas renunció a la presidencia y se colocó sólo como consejero, cargo que hasta el momento ostenta.


De manera parcial y con muchas dudas sobre la transpoarencia fue construida la Ciudad de Conocimiento, mientras que el aeropuerto fue desechado de manera olímpica; la refinería fue objetada desde el gobierno estadounidense, mientras que el libramiento a Ixmiquilpan que significa un costo de 260 millones de pesos, según el último estudio, al igual que la modernización de la carretera a la huasteca, forman parte de la interminable lista de promesas incumplidas.


Y esto viene a colación porque de nueva cuenta nos enfrentamos a una elección presidencial que sin duda, requerirán de hartas promesas sino para convencer, si para al menos ganar algo de simpatía popular.


El priista José Antonio Meade, es quien menos posibilidades de triunfo tiene en Hidalgo, si tomamos en cuenta la vacilada que hizo Peña Nieto con sus promesas de campaña y su displicencia hacía Hidalgo, pues aparece como los menos visitados del país.


Sin embargo este antecedente no podría ser tan determinante. El hecho que Hidalgo es la cuna de Miguel Osorio Chong, el priista que fue desplazado de la candidatura aun cuando era el favorito, si es un factor determinante.


Es cierto que apenas representamos en el mapa electoral nacional el 2 por ciento de votos, sin embargo esa minucia para cualquiera se podría convertir en una pesadilla si los tienen en contra, porque de alguna manera se han consolidado estructuras alrededor del paisano Osorio que operan polítcamente a distintos sectores.


Y si junto a ello, se abona el malestar de algunos gobernadores inconformes con el “bonito del ITAM”, la pelea será todavía más difícil, aunque los priistas bien saben cómo darle la vuelta a la tortilla en los últimos momentos.


Entonces, Hidalgo de ninguna manera será tierra fértil para el candidato ciudadano metido a priista, según sus propias afirmaciones.


Mucho de ese apoyo al candidato presidencial, dependerá de la decisión de Miguel Osorio, quien buscará mayor capital político para su naciente grupo y entonces sí, buscar dirigir el Senado de la República como premio de consolación.


Y junto a ello, tendrá que generar una dinámica para albergar de nueva cuenta en Hidalgo a los cientos de empleados que fueron llamados a trabajar en la Ciudad de México a raíz de su nombramiento como secretario de Gobernación, los cuales tendrán que dar paso al nuevo grupo del poder.


Su renuncia que fue hecha pública a partir de la una filtración no habla de un salida tersa y mucho menos amigable. En fin, en mes y medio el escenario se habrá despejado.


Nimiedades: El uso de recursos públicos para resaltar la figura de funcionarios estatales, ¿no está penado por la ley? 

8am

Recibe gratis por email las 8 noticias esenciales de AM, antes de las 8:00 a.m.

8am
En esta nota:
  • Todo por su nombre
  • Nimiedades
  • Meade
  • Hidalgo

Y tú, ¿qué opinas?