Opinión

Venezolanos en Hidalgo

NUBE ESTÉRIL

Avatar del

Por: Víctor Valera

Lo que podría considerarse como un gesto de apoyo humanitario hacia los ciudadanos que escapan de un país cuyo gobierno vive en un estado de crisis permanente como sucede en Venezuela, degenera cuando México sigue empeñado en ser la patrulla fronteriza de Estados Unidos.

Tal situación recuerda aquella frase popular y verídica de que “yo no crucé la frontera, la frontera me cruzó”.

Ante la crisis que vive Venezuela, 16 ciudadanos de ese país han tramitado tarjetas de visitante por razones humanitarias en el estado de Hidalgo durante los dos primeros meses del actual año, de acuerdo con el Instituto Nacional de Migración (INM).

En la entidad se han gestionado 19 tarjetas en esta modalidad, de las cuales una corresponde a un ecuatoriano y a dos nigerianos, estadística que demuestra la reciente incidencia de los ciudadanos venezolanos en Hidalgo.

Además, la dependencia federal ha emitido en el estado seis tarjetas de residente temporal a originarios de dicho país.

De acuerdo con la Ley de Migración, los visitantes por razones humanitarias son víctimas o testigos de algún delito en territorio nacional; cuando solicitan asilo político o el reconocimiento de la condición de refugiado; y existe riesgo a su salud o vida y requieren permanecer en el país.

Mientras que un residente temporal puede permanecer en el país por un tiempo no mayor a cuatro años, con la posibilidad de obtener un permiso para trabajar a cambio de una remuneración.

En cambio, el gobierno mexicano cerró sus fronteras y detiene a los migrantes centroamericanos para evitar que pasen a Estados Unidos.

Y esto se observa en el incremento de repatriaciones en el estado de Hidalgo, principalmente hondureños y guatemaltecos, ante la amenaza de Estados Unidos de cerrar su frontera.

En Hidalgo, los extranjeros presentados ante la autoridad migratoria pasaron de 25 durante enero a 117 en febrero, principalmente en Actopan, Pachuca, Santiago de Anaya, Tepeapulco, Tula y Huichapan. De este total, 55 son menores de edad.

De los 142 extranjeros detenidos en Hidalgo, 69 fueron devueltos a sus países de origen, señala el instituto.

La otra cara de la migración: en enero 335 hidalguenses fueron repatriados desde Estados Unidos y en febrero 430. Otro incremento. Además, 26 son menores de edad, cifras que demuestran un constante desplazamiento forzado y un espejo donde se ven ciudadanos de distintas nacionalidades.

En esta nota:
  • NUBE ESTÉRIL

Comentarios