Opinión

Violencia doméstica e intento de feminicidio: la disculpa de Renato Ibarra

EL NÚMERO 12

Avatar del

Por: Carlos Castelán

Qué tal mis queridos lectores, el día de hoy abordaré en esta su columna de confianza el caso de Renato Ibarra, jugador del club América que en marzo pasado fue acusado de intento de aborto, intento de feminicidio y violencia doméstica y que, hoy en día, y tras llegar a un acuerdo con su pareja, solo enfrenta el proceso por violencia doméstica. 

El pasado 26 de marzo Renato publicó en sus redes sociales un video donde se disculpaba por su comportamiento y pedía al público en general una segunda oportunidad.

En cuestión de horas, diferentes presentadores deportivos de Grupo Televisa se mostraron comprensivos con el futbolista y la polémica no se hizo esperar. Ese mismo día, la cadena ESPN sacó una entrevista con Ibarra, en donde ya se daba por hecho el perdón por parte del club América, que durante el arresto de Ibarra había señalado que éste no pertenecería más a la institución.

Si ustedes ven la entrevista se darán cuenta que Renato Ibarra solo está siguiendo un guion, que no le queda claro qué es lo que hizo mal y que violentar a su mujer de manera verbal es algo de lo que se “arrepiente”, pero al mismo tiempo no tiene idea de qué es lo que va a hacer para mejorar o cómo va a “ayudar” a que se respeten los derechos de las mujeres, algo que él mismo trajo a la mesa de la manera más impersonal posible al siempre mencionar “mis abogados y yo”, como si solo estuviera acatando lo que se le dice con tal de salvar su carrera.

Para ahondar más en el tema, le pedí su opinión a Guadalupe Azuara, presidenta de Artículo 39, asociación sin fines de lucro que trabaja por la equidad de género dentro de nuestro estado.

Respecto a la disculpa, Guadalupe me comentaba que el hecho de pedir perdón, solo reforzaba la violencia machista, pues “disculparte de manera pública quiere decir que lo que te importa es lo que se diga de ti, y no reflexionar los hechos ocurridos”, cuando los aficionados defienden al futbolista claro que hay una cierta identificación en sus actos, y se reafirman las viejas costumbres de nuestro país, a lo que remata diciendo que “se cree que al decir “lo siento” ya no es tan grave”. 

Para ella, si Club América acepta a Renato, se estaría mandando un mensaje peligroso: “dentro del contexto nacional estamos diciendo que el golpear (o violentar) a tu esposa y después pedirle perdón es algo sencillo y que todo el mundo puede hacerlo. Todo el mundo se sentiría con el derecho de puedo violentar, pido perdón y no pasó nada, vuelvo a tener mi trabajo con normalidad”.

Ambos estuvimos de acuerdo en que el fin no es linchar al futbolista ni acabar con su carrera, pues se trata de encontrar en la reflexión y los actos concretos formas de erradicar la violencia de género; aunque para esto, el violentador debería quererlo para crecer como persona, no para salvar su carrera deportiva.

Sobre las segundas oportunidades, Guadalupe comenta que “dentro de las segundas oportunidades debe haber un compromiso fuerte, las personas no cambian de la noche a la mañana, no se pueden dar tan rápido”. Por lo que es de cuestionarse si en tan solo cuatro meses Ibarra en verdad tuvo un cambio significativo en su conducta.

En nuestro país, la violencia intrafamiliar está profundamente arraigada en la cultura popular, la concepción de que los problemas maritales se tratan de puertas hacia adentro ha propiciado la vulneración de los cuerpos y los derechos de millones de mujeres a lo largo de los años, “hablamos de actitudes socialmente aceptadas, esto de “es mi esposa y yo sé lo que hago” son actitudes tan arraigadas que en cuatro meses yo veo difícil cambiar”.

Creo que el caso de Renato Ibarra no debe ser tomado a la ligera, el perdón por parte del club más grande de México implicaría un paso más hacia la normalización y aceptación de los actos machistas que nos han llevado a ser un país feminicida.

Y sí, la mayoría de los hombres hemos violentado en algún punto de nuestras vidas, pero justo el primer paso es reconocer nuestras violencias, informarnos y repensar nuestra cotidianidad en pro de una vida con mayor equidad y dignidad para todos los que nos rodean.

¡Hasta la próxima!

ACLARACIÓN                              
La opinión expresada en esta columna es responsabilidad de su autor (a) y no necesariamente representa la postura de AM Hidalgo.
8am

Recibe gratis por email las 8 noticias esenciales de AM, antes de las 8:00 a.m.

8am

Y tú, ¿qué opinas?