¿Y el bono de Caasim?

AGENDA SETTING

Avatar del

Por: Florentino Peralta

Las 140 madres de familia que trabajan bajo el régimen de confianza en la Comisión de Agua y Alcantarillado de Sistemas Intermunicipales, alias Caasim, se asumen discriminadas por su director general, Abraham Rublúo Parra.

Por vez primera en casi 20 años no recibieron el bono anual con motivo del Día de las Madres, que por falta de presupuesto según les dijeron, aunque ellas afirman que Caasim sí genera ingresos, pero es el año de Hidalgo, ¿no?

En 2021 le dieron 3 mil 500 pesos a cada una de las aproximadamente 140 madres de confianza, pero ahora se quedaron como el chinito, “nomás milando” a sus compañeras que sí pertenecen al sindicato de la dependencia.

¿Demasiados anuncios?

Disminuir publicidad

Porque resulta que las agremiadas al sindicato que encabeza Araceli Velázquez Carrasco, alrededor de 90, sí recibieron en tiempo y forma su bono de 3 mil 800 pesos por ser madres en su día, entre algunas prebendas más.

En diciembre pasado el personal sindicalizado de Caasim, hombres y mujeres, recibió su bocina Alexa, cada uno, así como su reloj inteligente, pero a las madres de confianza este 10 de mayo ni desayuno, ni rifa, ni obsequio.

La respuesta que mandó decir Abraham Rublúo Parra a todo esto fue que, el mentado bono no es una prestación de ley y que no hay presupuesto, pero las inconformes sospechan que el funcionario quiere llevarse hasta ese apoyo.

Y es que, si hacemos la multiplicación, 3 mil 500 pesos por 140 madres trabajadoras bajo el régimen de confianza da como resultado la nada despreciable cantidad de 490 mil pesos, que como dice la canción, “¿Dónde están?”  

Más, cuando arrastra el capítulo aquel como responsable estatal del Seguro Popular, programa investigado en 11 entidades por presunto desvío de 36 mil millones de pesos de 2012 a 2016, aunque Rublúo Parra negó participar.

En medio del conflicto con las madres inconformes apareció la dirigente sindical como personera del director general para apaciguarlas con la promesa que la siguiente quincena siempre sí se entregará el bono, pero incompleto.

Sería interesante saber qué pidió Araceli Velázquez Carrasco a cambio de esta intervención, por cierto, es una persona muy cercana al director de Vinculación, Francisco Guarneros, quien de pronto amaneció en Zona Plateada.

De llegar con una adelante y otra atrás, el originario de Acatlán, pero avecindado en Tulancingo y migrado a Pachuca se dio vuelo este sexenio con el ajuste de todas las cuentas comerciales a las que “gestionaba descuentos”.

Es ampliamente señalado al interior de Caasim por su inexplicable mejora económica, tan es así que últimamente tuvieron que amarrarle las manos porque llamaba mucho la atención, pues el dinero y el amor no se pueden ocultar.

MAL HUMOR ELECTORAL

En poco menos de un año Abraham Rublúo ha hecho todo lo posible por darle el tiro de gracia a la siempre malquerida Caasim, incluso acusar fuego amigo para no aceptar que publicaciones como esta solo relatan los abusos y desatinos de su gestión, que redundan en mal humor electoral, a menos que los engaños de los que es objeto incluyan que las manifestaciones efectuadas por el pésimo servicio que ofrece también son pagadas. Sus anuncios huecos sobre hallazgos de tomas clandestinas de poco sirven mientras solape el robo constante de agua en lugares como Santiago Tlapacoya. Así pues, su credibilidad simplemente no existe.

ACLARACIÓN     
La opinión expresada en esta columna es responsabilidad de su autor (a) y no necesariamente representa la postura de AM Hidalgo

Y tú, ¿qué opinas?

Te podría interesar