Superdeportivo

Cuarto día de la Copa América

Día 4

Semifinal vs Colombia

Avatar del

Por: Redacción Hidalgo

Cuarto día de la Copa América

Cuarto día de la Copa América

Siempre disputar una semifinal, representa una satisfacción y un reto para acceder al último partido con la ilusiones intactas. Objetivo que cualquier equipo debe plantearse al participar en un torneo.
 
El equipo contrario, era un buen conjunto, con defensas centrales altos y ordenados. En la media cancha traían a su mejor jugador y con el espíritu de ser debutantes en esta Copa América, no iba a resultar sencillo el encuentro.
 
Una vez más, el clima no favorecía, lluvia antes, durante y después del partido, la cancha de pasto ya con algunas zonas enlodadas, y mucho viento, que hacía muy complicado el juego, por el traslado de la pelota, sobre todo en balones largos.
 
Durante todo el juego decidimos apretar la salida, con una muy buena coordinación de todo nuestro equipo, desde Paquito (nuestro último hombre) hasta Tomás; cuestión que les incomodó mucho a los colombianos, ya que ni siquiera podían saltar la línea de manera natural.
 
Afortunadamente, teníamos de regreso a Yoyas, quien a pesar de tener una lesión importante, se sobre puso a la misma, y dándolo todo, no solamente alineó sino que dio un partidazo, con eso que los hombres debemos tener bien puestos, y que en el caso de Yoyas, viene de familia.
 
Empezamos jugando mejor que ellos y así tuvimos las primeras aproximaciones que solo se tradujeron en avisos al marco rival. También ellos tuvieron dos claras que afortunadamente no pudieron capitalizar.
 
Fue por ahí del minuto 20, que saltamos la línea, Germán la gana de manera estupenda con la cabeza al cafetalero, Tomás se anticipa a uno de los centrales, y en el mismo movimiento orienta la bola hacia el frente, el central de mata larga comete falta a Tomás, que en lugar de tirarse, se lo saca de encima, se acomoda la pelota a la pierna derecha, el arquero sale, potente disparo de derecha, raso, que se incrusta justo entre las piernas del arquero, la pelota mueve las redes (qué bonito se siente), y así nos íbamos 1-0 en el marcador, no sin antes, contemplar el festejo de Tomás, al estilo Hugo Sánchez. Creo que se rifó más el físico en el festejo, que en la jugada en la que se anticipó al central. Golazo.
 
No obstante lo complicado del clima y la cancha, hicimos nuestro juego, con la tenencia de la pelota, en un partidazo de Gustavo y Ricardo, quienes, participaron mucho hacia el frente, pero se fajaron como los grandes en el medio campo.
 
Arrancamos el segundo tiempo, con la consigna de seguirlos apretando, solamente estábamos a 30 minutos de la gran final. Y así sucedió, físicamente un gran despliegue del equipo mexicano, para maniatar al rival.
 
Mención especial, la labor defensiva del equipo, Charly, Paquito, Quique y Yoyas, fueron un dolor de cabeza para los atacantes colombianos. Simplemente no los dejamos hacer nnnaaaadaaa. Y no solamente solventes a la defensiva, sino con una excelente salida los 4, que nos daban el inicio de nuestros avances al marco rival.
 
Nuestro Germán de toda la vida, aparece por todos los lados de la cancha, ya sea para robar balones, como para quitarse rivales y patear a gol, hasta de izquierda, que de no haber sido por el travesaño, hubiésemos cantado nuestro segundo golazo.
 
Así transcurrió el encuentro, y nos trajimos a casa este 1-0 que nos lleva directamente a la final de esta Copa América.
 
El partido de hoy ha sido uno de los más emotivos que he presenciado en estos 13 años, porque solo nos bastó a 12 mexicanos, ya con 3 partidos encima, demostrar que sí sabemos trabajar en equipo, que nos partimos el alma por un objetivo común, porque privilegiamos lo colectivo a lo individual, que mis hermanos de hace mil años, hemos cobijado a los de recién ingreso (Quique y Larry) y ellos han respondido como si hubieran jugado con nosotros siempre, que podemos hacer caso omiso de las lesiones y entregarlo todo, demostrando en este lugar, la clase de mexicanos y personas que somos. Porque si el 15% de nuestro bendito México, fuera así, seríamos primer mundo.
 
Estoy realmente orgulloso de ser el capitán de este, que sí es un verdadero equipo, triunfadores en lo individual (en sus familias y profesiones) y eso se refleja en lo deportivo. En realidad me llena de emoción y felicidad, pertenecer a este grupo desde 2005. Los adoro cabrones.
 
Con esta misma actitud, ambición, complicidad y amistad, vamos por el campeonato ante los brasileños.
 
Venga México carajoooo!!!
 
Toño Aguilar – 10 -

En esta nota:
  • COPA AMERICA

Comentarios