Vivir+

¿Cómo saber si tu perro tiene demencia senil?

Esta enfermedad es similar a lo que pasa con los humanos con la demencia senil

Avatar del

Por: El Universal

¿Cómo saber si tu perro tiene demencia senil?

¿Cómo saber si tu perro tiene demencia senil?

La disfunción cognitiva canina es un trastorno neurodegenerativo propio de los animales de edad avanzada. Durante el envejecimiento del perro se van observando cambios en el cerebro, pues se presenta calcificación de meninges, atrofia cortical, disminución del número de neuronas y dilatación de los ventrículos.

Todos estos cambios generan modificaciones conductuales y cognitivos en el animal. Diversos estudios han sugerido que el envejecimiento cognitivo en perros es similar a lo que ocurre en humanos como la disfunción cognitiva o la demencia senil, menciona Miriam Márquez, médico veterinaria y zootecnista.

Ocurre cuando hay depósitos de una proteína llamada beta amiloide, la cual forma placas neuríticas en el parénquima cerebral, a ésta se le atribuyen propiedades neurotóxicas que afectan la función neuronal de los perros.

Se puede dar un diagnóstico previo por medio de una anamnesis, que es el historial clínico del perro; un examen físico y neurológico; por medio de pruebas de laboratorio hemograma; química sanguínea; por un perfil tiroideo, se utiliza para evaluar la función tiroidea; o un urianálisis.

La veterinaria menciona que los signos que se pueden notar en los canes son:

-Alteración en la interacción social: ya no se emocionan como antes con su dueño, no buscan caricias o contacto con sus compañeros, si conviven con otras mascotas comienzan a ser conflictivos.

-Pérdida de memoria: empiezan a defecar en lugares donde no lo hacían antes, no responden a estímulos conocidos y en ocasiones no reconocen a sus propietarios.

-Desorientación: pierden el conocimiento de su territorio, áreas de alimentación o juegos.

-Disminución de actividad: se sienten desorientados, su actividad exploratoria disminuye, muchas veces se quedan sólo en un solo lugar. Esto genera ansiedad o inquietud, jadeo constante, están más irritables y realizan movimientos repetitivos.

-Falta de acicalamiento y pérdida de apetito

Lo primordial para mantener bien al can es brindarle una alimentación adecuada. La enfermedad “no tiene cura, porque es un padecimiento degenerativo pero podemos apoyarlo con un tratamiento de soporte para darle una buena calidad de vida”, añade la zootecnista. El tratamiento puede incluir:

-Fármacos que incrementen la perfusión cerebral

-Fármacos que incrementan la transmisión colinérgica

-Otros tipos de fármacos, para tratar los signos de ansiedad o restablecer los ciclos de sueño-vigilia.

-Nutracéuticos, como el ginkgo biloba

-DHA

-Vitamina E

-Vitamina B6

-Acercar sus platos de agua o comida

Para controlar los problemas conductuales, eliminar la ansiedad y mantener una rutina para la mascota, la especialista recomienda utilizar un collar o difusor de feromonas de apaciguamiento canino, que les ayudará a tener una sensación de calma.

Y tú, ¿qué opinas?