Vivir+

El “hombre más obeso del mundo” es mexicano y lucha por perder peso

Pesaba 595 kilos, pero hoy ha perdido más de 330 kilográmos y ya puede ponerse de pie y bañarse por sí solo... ¡Conoce la historia del “hombre más obeso del mundo”!

Avatar del

Por: El Universal

El “hombre más obeso del mundo” es mexicano y lucha por perder peso

El “hombre más obeso del mundo” es mexicano y lucha por perder peso

Se llama Juan Pedro Franco, es mexicano, tiene 35 años de edad y fue considerado como el hombre más obeso del mundo.

Para él, ir al baño o caminar era prácticamente imposible, pero poco a poco recupera su independencia y hoy ya es capaz de levantarse de la cama sin ayuda o de realizar cosas que para cualquiera de nosotros parecen sencillas y cotidianas.

En diciembre de 2016, Juan Pedro fue acreedor del récord Guinness como el hombre con más peso del mundo, debido a los 595 kilos que lo mantenían postrado en una cama, conectado a un tanque de oxígeno y sin poder moverse.

Este joven es originario de la ciudad de Aguascalientes y fue ganando peso desde que era pequeño, debido a una predisposición genética. Cuando tenía 17 años sufrió un accidente que lo mantuvo en cama y fue ahí cuando su peso se salió de control, pues cuando llegó a los 300 kilos, ya no pudo levantarse más.

Su condición no sólo le trajo problemas como diabetes, hipertensión o insuficiencia respiratoria, sino que también lo mantuvo en una terrible depresión. Pero Juan Pedro, “el hombre más gordo del mundo”, no se rindió y comenzó a buscar ayuda médica.

La lucha por dejar de ser el "hombre más obeso del mundo"

Desde hace tres años sigue un protocolo médico en el que ha sido sometido a tres cirugías; en la primera de ellas se le colocó una manga gástrica para reducir su estómago y comenzar un estricto régimen de alimentación y ejercicio para llegar al objetivo: que Juan Pedro pese 150 kilos.

Hasta ahora, quien fue considerado como el hombre más obeso del mundo, ha logrado bajar más de 330 kilos y se ha vuelto a poner de pie, después de más de 20 años.

Lo que sigue ahora es retirar la piel flácida que ha quedado en su cuerpo y que le ayudará a ganar agilidad. En esta cirugía podrían quitarle entre 70 y 80 kilos de piel, con lo que podría acercarse a su meta de 150 kilos.

Para los médicos que llevan el caso de este mexicano, lo más importante no es el peso perdido, sino que este joven podrá valerse por sí mismo y sin los problemas de salud que lo aquejaban, como la hipertensión.

Y tú, ¿qué opinas?