Padre e hijo son secuestrados y madre decide ir en su búsqueda como "prostituta"

Los hechos se registraron en Colombia donde una mujer decidió hacerse pasar como prostituta durante años, después de que su esposo y su hijo desaparecieran a manos de extorcionadores. 

Avatar del

Por: Redacción

Padre e hijo son secuestrados y madre decide ir en su búsqueda como "prostituta"(IMAGEN ILUSTRATIVA)

Padre e hijo son secuestrados y madre decide ir en su búsqueda como "prostituta" | IMAGEN ILUSTRATIVA

Colombia.- Actualmente, Marisol Padilla se dedica a ayudar a familiares de desaparecidos luego que decidió infiltrarse como prostituta para buscar a su esposo e hijo.

Los hechos se registraron en el mes de noviembre de 2004 en Colombia, cuando hombres armados irrumpieron en el domicilio de Mariosol para privar de su libertad a su esposo Marcos Antonio y su hijo Víctor Aguilar, debido a que se habían negado a pagar un "cobro de piso", por si fuera poco, antes de irse, los hombres abusaron sexualmente de ella. 

En ese momento los sacaron. Yo me quedé adentro. Uno de ellos me miró y me dijo: ‘Todo es por culpa de esta malparida’. Empezó a quitarme la ropa, no le importó que yo tenía solo siete días de parida, empezó a tocarme, y de ahí no sé más. Yo por la debilidad, perdí el conocimiento”, comentó Marisol. 

Según comentó la mujer al medio local El Espectador Colombia, ella hizo todo lo posible para encontrar a su familia, sin embargo, denunció que las autoridades siempre la ignoraron, por lo que ella tuvo que inmiscuirse con los extorsionadores y hacerse pasar por prostituta para contactar a los ingresar a uno de sus campamentos para averiguar por su paradero.

Al principio me dio miedo... Pero luego empecé a tener amistades con ellas, a darme cuenta de quiénes subían para sacar información. Recuerdo que había una muchacha llamada Mariana. A ella la desaparecieron ahí en la base. Ella subió un fin de semana y no volvió a bajar. Cuando a Mariana la desaparecen, me dice que suba, pero que me cambié el nombre. Me hice llamar Mariana, como la joven que no volví a ver”, detalló. 

Al pasar los meses, un hombre la ayudó a dar con el paradero de su esposo, quien sí había sido llevado al campamento, sin embargo, su hijo no se encontraba ahí.

Lamentablemente, 16 años después Marisol se enteró que su esposo había sido asesinado y enterrado en una fosa clandestina, por lo que está en espera de que le entregen su cuerpo.

En el caso de su hijo Víctor Aguilar, aún tiene la esperanza de que esté con vida, por lo que sigue en su búsqueda con ayuda de un colectivo. 

Hicimos por fin la denuncia formal en la Fiscalía, uno de los requisitos para empezar a rescatar ese cuerpo que está allá arriba y para buscar a Víctor. Ya se inició el proceso, ya tengo contactos con organizaciones que conocen a desmovilizados. Ahí se han regado fotografías y cosas que de pronto ellos puedan identificar. Se han creado líneas entre víctimas a través del Facebook y de WhatsApp. Ya las redes sociales se han articulado mucho”, comentó.

Marisol Padilla. (Foto: José Vargas/El Espectador)
8am

Recibe gratis por email las 8 noticias esenciales de AM, antes de las 8:00 a.m.

8am
En esta nota:

Y tú, ¿qué opinas?