Vivir+

Qué pasa si diario comes alimentos fritos

La comida frita es rica en grasas trans, que consumidas en exceso elevan considerablemente el riesgo de muerte prematura

Avatar del

Por: El Universal

Qué pasa si diario comes alimentos fritos

Qué pasa si diario comes alimentos fritos

La comida frita es deliciosa en todas sus preparaciones: donas, papas o alimentos empanizados, pero comerlas diariamente o en altas cantidades puede tener varios efectos negativos en la salud.

Al freír los alimentos en cualquier tipo de aceite vegetal, como de canola o maíz, se vuelven ricos en grasas trans. Según un artículo de Health Line, las grasas trans se forman cuando las grasas se someten a un proceso llamado hidrogenación.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) explica que debido a los efectos de las grasas trans en el colesterol “malo” del cuerpo, consumirlas diariamente o en altas cantidades aumenta en un 34% el riesgo de muerte por cualquier causa y un 28% la mortalidad por una cardiopatía coronaria.

De acuerdo con el Dr. Mercola, cualquier alimento que se fríe, también contiene una sustancia acrimilada, la cual aumenta el riesgo de contraer varios tipos de cáncer.

Además, el Dr. Mercola menciona que los aceites vegetales que son usados para freír los alimentos, en Estados Unidos, están hechos principalmente de cultivos transgénicos, los cuales también están asociados con otros riesgos para la salud.

Según la Asociación Americana del Corazón, el consumo de grasas trans está relacionado con el riesgo de desarrollar diabetes tipo 2.

Hay varias opciones para reducir el consumo de comida frita, una de ellas es optar por comer alimentos horneados o el Dr. Mercola sugiere el aceite de coco extra virgen para hacer una versión “más saludable” de los alimentos fritos. Llevar una dieta balanceada y hacer ejercicio con regularidad es importante para la salud.

En entrevista con la experta en nutrición Fernanda Alvarado explica que muchos creen que el aceite de oliva solo tiene que consumirse frío, porque puede cambiar el sabor cuando se calienta; sin embargo, tiene un punto de humo alto y con el calor puede perder algunos componentes bioactivos pero no se convierte en un aceite malo. Así que es recomendable para cocinar. 

Fernanda Alvarado es especialista en nutrición y educadora en diabetes, escribe la sección “Zona Saludable” en el suplemento impreso de Menú de El Universal. Cuenta con estudios de educación continua en nutrición y formación como promotora de salud por parte de la Universidad Iberoamericana. Candidata a maestría en nutrición y dietética con especialidad en nutrición comunitaria

Y tú, ¿qué opinas?