En lo que va de la pandemia se han dejado de producir 4 millones de zapatos escolares

Los industriales confían en que el regreso a clases presencial -de forma general- en enero del próximo año les permita una recuperación del 15%

Por: Silvia Millán

León, Guanajuato. En lo que va de la pandemia se dejaron de producir 4 millones de pares de zapatos escolares.

Con el regreso a clases, en enero, podría darse una recuperación de 15%, estimó Alfredo Padilla Villalpando, presidente de la Cámara de la Industria del Calzado del Estado de Guanajuato (CICEG).

Lo más importante es la reactivación, para la economía era necesario este regreso para los fabricantes de calzado escolar'', refirió. 

El empresario destacó que el sector está preparado para retomar la producción de calzado para los próximos ciclos escolares. 

Durante 2019 la producción de calzado infantil fue de 11.6 millones de pares a nivel nacional, de acuerdo con la Encuesta Mensual de la Industria Manufacturera realizada por el Inegi.

A raíz de que se declaró la pandemia, en abril del 2020, hasta agosto del 2021, la producción total en estos meses sumó 7.4 millones de pares, 36% menor a la cifra prepandemia del 2019.

De abril a diciembre del 2020, la producción de calzado escolar fue de 3.9 millones de pares. Esta cifra fue incluso mayor a lo que se produjo en este año, de enero a agosto se produjeron 3.5 millones de pares.

Sector textil

En Guanajuato hay al menos mil 200 fábricas dedicadas a la confección de uniformes escolares. 

Tras el anuncio del regreso a clases a partir de enero, Fernando de la Vega Araiza, director general de la Cámara Nacional de la Industria del Vestido (Canaive) destacó que esta decisión beneficia al sector.

A casi dos años de que las clases son en formato presencial, reconoció que es incierta la exigencia del uniforme.

Anticipó que todavía no hay claridad en relación a si los estudiantes se les exigirá o no el uniforme. De momento no sabe si será en este ciclo o hasta el siguiente cuando será obligatorio. 

El director destacó que las plantas no están dedicadas en su totalidad a la fabricación de uniformes, pero la suma de una línea adicional les beneficia. 

De momento invitó a las escuelas a planear este detalle, es posible que la intervención de los productores podría no ser tan rápida, para adquirir los insumos.

Es posible que las fábricas que producen telas no tengan en stock, de momento es difícil cumplir con los pedidos”

SM.

En esta nota:

Y tú, ¿qué opinas?