Contratan zapateros a centroamericanos para ocupar vacantes

La industria zapatera ya no es atractiva para los jóvenes y para los dueños es una odisea encontrar mano de obra y que sea calificada

 

lunes, 7 de marzo de 2022 · 00:00

León, Guanajuato. La urgencia mano de obra en el sector calzado llevó a contratar a refugiados centroamericanos. Triples sumó a seis personas como pespuntadores completos provenientes de Honduras y El Salvador que se capacitaron en Cipec León

En este año 25 empresas se interesaron en conocer el programa de integración local para contratar a personas extranjeras en exilio dirigido por la Agencia de la ONU para los refugiados Acnur.

Cecilia Ortiz, coordinadora del plan de transformación de la industria en Ciceg, detalló que en enero la Cámara de la Industria del Calzado del Estado de Guanajuato tuvo el primer acercamiento con el proyecto que realizan en conjunto Acnur y Cipec en León.

Explicó que la primera gestión fue invitar a las empresas a una reunión virtual para presentar el programa, para el sector calzado es una iniciativa nueva.

Pespuntadores, montadores, cortadores y preliminares los puestos que requiere la industria, detalló Rocío Álvarez, gerente de capacitación del Centro de Valor Empresarial de México (Cevem).

Explicó que están en etapa de prueba piloto en Cipec, de momento están seis personas en capacitación de 300 horas. 

Triples, es de las que han mostrado más interés y le han dado seguimiento. Es una oportunidad para las personas refugiadas que buscan un empleo estable", dijo. 

Capacitan a refugiados 

Femsa, Mabe, y la guanajuatense Agrizar son parte de las 200 empresas a nivel nacional que han sumado personas refugiadas a su fuerza laboral.

León, Irapuato y Silao forman parte de las entidades que están recibiendo mano de obra capacitada por la Agencia de la ONU para los refugiados.

Florian Hoepfner, oficial senior de Soluciones Duraderas de Acnur México, explicó que este programa tiene seis años en operación en el País.

Detalló que comenzó como un programa piloto en la planta Mabe de Saltillo, en 2016, colocando a 38 personas. Durante 2021 ubicaron a 7 mil personas, desde el inicio del programa han sumado 18 mil participantes.

Actualmente el programa se replica en Guadalajara, Monterrey, Aguascalientes, Puebla, Querétaro, San Luis Potosí, León, Irapuato y Silao.

Las personas refugiadas provienen de El Salvador y Honduras aunque el perfil ha cambiado, el año pasado hubo mayor movilidad de personas de Haití que están buscando oportunidad en México.

Explicó que la dinámica de la economía sumado al número de vacantes que hay en varios estados, por ejemplo, Guanajuato es tierra fértil para el programa.

Refirió que las personas refugiadas son quienes escogen a la compañía con la que quieren trabajar, en promedio pueden elegir entre 3 ofertas de empleo en función de sus preferencias y prestaciones.

Por dar un ejemplo, expuso que Saltillo tiene una tasa de rotación del 10%, en el caso de Mabe la rotación mensual en la planta el 6%, sin embargo entre los refugiados contratados es del cero por ciento.

La migración no es un problema pero hay que gestionarlo bien para que no se convierta en un problema para las comunidades de acogida".

Logran integración 

Florian Hoepfner, detalló que con las primeras 15 mil personas que se sumaron al programa calcularon que representan una recaudación fiscal de 104 millones de pesos al año.

En contraste, el presupuesto anual de la Comisión Mexicana de Ayuda a Refugiados (COMAR) es de 44 millones de pesos.

Cuando se integran al programa empiezan con un piloto de 10 personas, una vez que terminan la capacitación, son inducidas durante una semana a las empresas, durante el primer año son acompañadas para el proceso de integración.

Lo importante es tener un empleo formal con protección social, acceso a vivienda y la inserción escolar", destacó.

Recordó que hace diez años eran hombres adultos solos los que llegaban, el perfil de la población cambió, ahora 50% son mujeres y familias que huyen de la violencia.

Detalló que en 2014 se registraron más de 2 mil solicitudes de asilo y en 2021 sumaron 131 mil, esto a raíz de la situación de violencia.

El número de personas que llega a México con la intención de conseguir protección va aumentando en los últimos años.

Refirió que la mayoría de los migrantes llegan por vía terrestre, ingresan por el sur. Chiapas y Tabasco son entornos en donde las oportunidades de acceso a empleo son limitadas, de ahí que surge la propuesta, explicó.

El programa comenzó en 2016 en colaboración con el Gobierno federal, gobiernos locales, iniciativa privada y academia. El objetivo es lograr una distribución de las personas una vez que han sido reconocidas como refugiadas y han decidido quedarse en México.

La distribución la realizan de acuerdo a las necesidades del mercado laboral de forma justa, cuidando que no se compita con la población local, analizan dónde falta mano de obra para incluirlos.

Dijo que es un programa único a nivel global que esperan se pueda replicar en otros países.

Una vez que la persona ha sido reconocida como refugiada obtiene una licencia de permanente que le permite quedarse, después de dos años puede naturalizarse. En promedio 6 de cada 10 personas que aplican deciden quedarse en el país.

SM

Otras Noticias