'Uno oye cáncer y piensa ¿Cuánto me queda de vida?'

Aunque mi cáncer ya estaba en la tercera etapa al quitarme la mama fue posible detenerlo, relató Isabel Sandoval Infante, quien padece cáncer de mama

Por: Eribaldo Gutiérrez Ramírez

'Uno oye cáncer y piensa ¿Cuánto me queda de vida?'

'Uno oye cáncer y piensa ¿Cuánto me queda de vida?'

Irapuato.- “Al principio uno oye cáncer y es sinónimo de muerte, entonces piensa uno ¿cuánto me queda de vida?, afortunadamente aunque mi cáncer ya estaba en la tercera etapa al quitarme la mama fue posible detenerlo”, relató Isabel Sandoval Infante, quien padece cáncer de mama. 

Aunque aún no es dada de alta y sigue en revisiones, la mujer comentó que ella se enteró de que padecía de esta enfermedad por casualidad, pues en una revisión con su ginecólogo, quien le hizo un ultrasonido de rutina en sus senos ahí algo no se veía claro, por lo que le hicieron una biopsia. 

De ahí se derivó todo el tratamiento y cuando ya me dicen que si tengo cáncer y todo lo que conlleva todo eso, las quimioterapias, las radioterapias, el que me tienen que quitar el seno, todo eso fue en ese momento que me dan el resultado de la biopsia, me dicen tienes que pasar por todo y prepárate física y mentalmente”, dijo. 

Aunque pensó que iba a morir, pues escuchar la palabra cáncer es muy fuerte, hubo cosas que la mantuvieron con fuerza, entre ellas su familia. 

Así lucía Isabel hace un año.

Mencionó que en su caso el cáncer que le dio es uno de los menos agresivos que existen, por lo que las quimioterapias no fueron tan fuertes como las de otros pacientes. 

Físicamente los médicos saben cómo mantenerte viva con una buena dieta y con los medicamentos que dan para no vomitar con las quimioterapias; emocionalmente a uno si lo tumba, sobre todo cuando tienes familia y tienes hijos y sobre todo si son pequeños”, dijo. 

Y aunque Isabel se preguntaba qué iba a pasar si llegaba a morir o ya no le gustaba a su pareja por perder un seno, esto no la hizo derrumbarse, sino que le dio más fuerza para seguir adelante. 

Si es difícil pero afortunadamente teniendo una familia que te apoya, sale uno adelante (...) si hubo momentos en los que mi presión estaba muy baja, pero yo misma le echaba los kilos y es de la única manera que uno sale (del cáncer), uno se tiene que echar porras aunque mucha gente te diga mil cosas, pero si uno no lo acepta y lo asimila, no sales adelante”, expresó. 

Uno de los procesos más difíciles del cáncer fue haber perdido su seno, pues aunque tenía la esperanza de que se salvara ya que el tumor había disminuido con los tratamientos, decidió al final quitárselo, pues en las pláticas que tenía con otras mujeres que padecían la enfermedad llegó a escuchar que a ellas les volvió a dar cáncer. 

Platicó que ella aún no termina su tratamiento, pues duran entre 4 y 6 años en él para descartar la posibilidad de que el cáncer se vuelva a generar, actualmente ella espera ser dada de alta para que tenga una reconstrucción de mama.

Actualmente ella ve el cáncer como un reto que está superando y que al final de cuentas le trajo beneficios, pues al perder peso, cabello, cejas y pestañas, ahora se siente más reluciente. 

Mi cabello lo tengo largo y chino, mis cejas y pestañas me salieron inclusive hasta más, lo que yo podría decirle a las personas que pasan por esto, que si va a ser un trago amargo pero luego viene la recompensa, entonces es difícil pero ya después viene la recompensa”, agregó.

egutierrez@am.com.mx  

En esta nota:

Y tú, ¿qué opinas?