Buscar

Adiós a El Cadillac, uno de los restaurantes más tradicionales de León

Después de 58 años de actividad en el centro, ahora está en renta el local que ocupaba el restaurante El Cadillac

Escrito en León el
Adiós a El Cadillac, uno de los restaurantes más tradicionales de León
Quitando las letras del restaurante "Cadillac", después de casi 60 años de servicio. Leopoldo García

León, Guanajuato.- Las letras del anuncio del Restaurant Cadillac fueron despegadas el último día del 2023 después de operar 58 años con ese nombre, fue desde 1965 un lugar clásico para ir a comer y estaba lleno de historia.

Su arranque fue en 1950 con el nombre de Apolo y a partir de 1965 adoptó el nombre con el que fue más conocido y con el cual se convirtió en un espacio que muchos vieron como un segundo hogar, lo mismo enamorados que familias humildes. Inclusive, uno de sus promocionales rezaba así: Come como en casa, lo bueno es que aquí no tienes que lavar los platos.

Buena comida a buen precio. En los 50s, cuando era Apolo, de 30 a 50 centavos. En 2022 había bufet y comida corrida a $130, $75 para niños.

Una tradición, la fachada con sus ofertas.

Al inicio daba servicio las 24 horas, una novedad para su tiempo que después se convirtió en una tradición. Los horarios se fueron ajustando con el paso de los años, primero solo hasta las 11 de la noche y más temprano del 2020 en adelante, debido a la inseguridad y a la pandemia.

Así luce hoy el Cadillac, tras más de 60 años, hoy en renta.

Doña ‘Coco” Calderón  fue su última dueña, antes de su hija, a quien le tocó cerrarlo.

Fomentar la imagen familiar, uno de los éxitos del lugar.

Le sugirieron a Doña Coco –mi mamá-, cambiarle el nombre inicial de Apolo, metieron en una copa varios papelitos con nombres y una mano santa, la de un bolerito, sacó el ganador, decía: Cadillac y desde 1965, así se le puso”, platicó la señora Ruiz, heredera del lugar.

El Cadillac era también un museo de carteleras de cine, especialmente de películas de Cantinflas y Tin Tan, un recorrido histórico de artistas nacionales de la época de oro.

La señora Ruiz, heredera del Cadillac: fin de un ciclo.
Doña Coco Calderón, acompañada de su hija.

Los famosos de visita

Entre los famosos que acudieron a comer al Cadillac estuvo Mario Moreno “Cantinflas”, cuando estaba en la cúspide.

Generalmente se hospedaba en el Hotel México del señor Cosme Vera, hoy Casa de la Cultura”, dijo la entrevistada.

Otros artistas que lo visitaron fueron Ignacio López Tarso, la vedete Thelma Tixou, mexicana-argentina de exuberantes formas, Bozo El Payaso, el actor Gregorio Casal, también estuvieron allí Paquita la del Barrio, Sasha Montenegro, recientemente fallecida, exesposa del expresidente José López Portillo.

El primer actor Ignacio López Tarso, en el Cadillac.

La lista es interminable. Por allí pasaron también a comer Nelson Ned, Roberto, de Los Babys, el maestro del danzón Dámaso Pérez Prado, etc.

Doña Coco, o Coquito, como la llamaban cariñosamente familiares y amigos en su juventud, aparte del comercio tuvo la inquietud por el canto, incursionó en éste y allí conoció a muchos artistas, quienes cuando pasaban por León llegaban a visitarla al Cadillac.

Mi mamá participó en eventos y festivales, en escenarios como en el Teatro Blanquita, ella le abría a Estelita Núñez”, cuenta la señora Ruiz.

Muchos deportistas internacionales acudieron allí, entre ellos los que vinieron al mundial de 1970, pues el Grupo 4 de aquella justa tuvo su sede en nuestra ciudad. Alemanes y peruanos pasaron por El Cadillac, cuyo cocinero pidió permiso para preparar comida especial para los incas.

También acudieron periodistas como Valentina Alazraki de Televisa y Javier Alatorre de TV Azteca, que vinieron a cubrir la visita del Papa Benedicto XVI a León en 2012.

El camino del esfuerzo

Doña Coco o Coquito recibió la herencia del restaurante, junto con sus hermanos Sabino y Antonia, ambos maestros. Pero ellos estuvieron solo un año, prefirieron dedicarse a su vocación docente.

A partir de 1965 Coquito tomó las riendas del negocio y convirtió el viejo Apolo en un restaurante en toda forma. En principio era como una fonda “chiquita que parecía restaurante”, como reza la canción de Los Alegres de Terán.

Una carta confeccionada con artistas de la época.

Después lo reestructuró hasta llegar a lo que era hasta el último día de 2023.

Para comenzar, después de más de 10 años de rentar el local, negoció con el propietario y adquirió la finca. Tuvo que redoblar esfuerzos y ser más eficiente.

Con buena sazón conquistó paladares y clientes. Se pasó noches enteras en su negocio para sacar adelante a sus dos hijos: Susanita y Chava, después de separarse de su esposo, logró crecer con su familia y dejar un legado de valores y éxito.

El menú y la atención al público fue mejorando, ofreciendo las clásicas enchiladas suizas, enchiladas mineras, variedad de carnes. Desayunos, comidas corridas y el muy popular buffet, así como promociones por temporada y el servicio a domicilio durante el periodo de la pandemia de COVID.

Las enchiladas mineras, entre las preferidas.

Doña Coco era una mujer bondadosa, siempre regalaba comida a los pequeños en diferentes eventos de carácter social.

“Ella tuvo muchas carencias y las superó con trabajo. Entonces cada que había ocasión ayudaba a los más necesitados”, recordó su hija.

Acudía con muestras gastronómicas, para proporcionar alimentos a niños internados en diversos hospitales.

Mi madre fue muy trabajadora, ordenada y a veces dura. Excepcional. Le estoy muy agradecida por sus enseñanzas. Era igual con mi hermano Salvador –Chava-, quien se graduó de arquitecto y nos ayudó en remodelaciones del restaurante”.

Lamentablemente Chava falleció en 2017 y eso pegó fuerte en el ánimo de Doña Coco, quien murió en 2018, a los 81 años. Había nacido en 1937.

La iniciadora del local había sido Susana Ojeda Guerrero, una señora de Michoacán quien se casó con el leonés Sabino Calderón Castillo: “Eran mi abuelos maternos”, evocó con nostalgia la señora Ruiz.

Tras el deceso de Doña Socorro Calderón Ojeda, el Cadillac siguió trabajando con el personal que había, sosteniendo la operación pese a la crisis causada por el COVID.

Durante la pandemia del COVID implementaron su servicio a domicilio.

La señora Ruiz ya había estado en el negocio bajo el mando de su mamá en un primer período, 1991-2014. Ella se dedicaba a su hogar pero regresó al negocio en 2020, aunque ya solamente para gestionar la última etapa, que culminó con el cierre del establecimiento, que ahora está en renta.

Pero todo esfuerzo tiene recompensas, entre muchos de los premios otorgados al Cadillac está el reconocimiento de Canaco a los comercios que han hecho historia en nuestra ciudad, otorgado en 2019.

Pero el más valioso de todos fue el cariño y reconocimiento de clientes, que todavía acudían allí a recordar su época de novios o con su familia. 

Ello nos llena de satisfacción”, expresa finalmente la señora Ruiz.

DAR

Escrito en León el

AManece León

Mantente al día con las últimas noticias de León, suscríbete gratis con tu correo

Amanece Le�n