Ante su pobreza Hermelinda alimenta a su familia de desechos del Descargue Estrella

Ante la extrema pobreza, Doña Hermelinda Falcón de 85 años de edad, sobrevive del alimento que desechan en el Descargue Estrella.

Por: José Trinidad Méndez Valadez

A Hermelinda su pobreza la obliga a conseguir alimento en los desechos del Descargue Estrella. FOTO: José T. Méndez Valadez

A Hermelinda su pobreza la obliga a conseguir alimento en los desechos del Descargue Estrella. FOTO: José T. Méndez Valadez

León, Guanajuato - Ante la extrema pobreza, Doña Hermelinda Falcón de 85 años de edad, sobrevive del alimento que desechan en el Descargue Estrella.

Este miércoles Hermelinda pudo rescatar de la basura papas, tomate, cebollas y chiles y con eso pudo hacer el almuerzo para su familia.

Todos los días a las 6:00 de la mañana acude al Descargue Estrella y recoge los productos perecederos que desechan los comerciantes.

También encuentra jitomate, chayotes, cebolla, rábano y cilantro

Su compañera Juanita Ramos hace lo mismo y ambas a diario pepenan lo suficiente para poder alimentarse ellas y sus familias.

Hermelinda se sienta para comer algo de lo recolectado junto a su compañera Juanita. FOTO: José T. Méndez Valadez

Aquí puede uno encontrar uno muchos productos que aún está en buen estado; muchos jóvenes de los anexos también acuden a rescatar muchos productos, como jitomate, chayotes, cebolla, rábano, cilantro, que son desechados por los comerciantes. Es un pecado tirarlos en estos tiempos”, dice en entrevista la octogenaria.

Ante su extrema pobreza recogen basura inorgánica para vender

Antes de que el camión recolector se lleve los desechos Hermelinda revisa que se puede llevar a su casa para alimentar a su familia. FOTO: José T. Méndez Valedez

Los recolectores del municipios les dan la oportunidad de obtener alimentos, y separar la basura que no es basura.

Sacamos de la basura muchos objetos que vendemos, como el  pet, plástico, cartón, fierro, pero sobre todo alimento que llevamos a casa”, señala la mujer.

Muchos de los comerciantes siguen llevando al pie de la letra el dicho que dice: “bien vendido o bien podrido”.

Las ventas están muy pobres, los productos caros, y muchos productos se echan a perder en este tiempo; se regala mucho  productos a asociaciones civiles, como asilos, anexos, el Banco de Alimentos, etc, pero hay mucha mercancía que se tiene que desechar”, señala Luis Alberto Moreno, comerciante.

PCCD

En esta nota:

Y tú, ¿qué opinas?