Olvida el Alzheimer haciendo ejercicio

Especiales
|

La actividad física es una de las mejores terapias para prevenir esta enfermedad, o mejorar la función cerebral en quienes ya la padecen.

Hacer ejercicio moderado de forma regular significa 30 minutos diarios, cinco d

Pese a que los científicos, los médicos, los fármacos y las compañías biotécnicas de todo el mundo buscan con urgencia nuevas terapias para prevenir y tratar la enfermedad de Alzheimer, el ejercicio continúa siendo la mejor terapia para prevenir la enfermedad, e incluso para mejorar la función cerebral en quienes ya la padecen.
Un estudio de Mayo Clinic descubrió que los ancianos que hacían ejercicio moderado de forma regular y entre cinco o seis veces por semana disminuían el riesgo de presentar el deterioro cognitivo leve en 32 por ciento, comparado frente a las personas más sedentarias, se reporta en la edición de Mayo Clinic Health Letter.
Quienes empezaron a hacer ejercicio a mediana edad vieron una reducción de 39 por ciento en el riesgo de desarrollar el deterioro cognitivo leve, afección que altera tanto el pensamiento como la memoria y a menudo precede a la enfermedad de Alzheimer. Este resultado es similar a los obtenidos en otros estudios.
No se entiende bien por qué el ejercicio protege al cerebro contra el Alzheimer, pero los científicos mencionan varias posibilidades, entre ellas las siguientes: Mayor volumen cerebral. La materia gris, donde están la memoria y otras funciones importantes, constituye la parte más voluminosa del cerebro. La materia gris normalmente disminuye con la edad, pero parece que el ejercicio conserva la materia gris.
Mejor grado de conexión cerebral. Algunas sustancias, como el factor neurotrópico derivado del cerebro, son como fertilizantes para el cerebro; y parece que los niveles suben con el ejercicio y bajan en quienes padecen la enfermedad de Alzheimer.
Hacer ejercicio moderado de forma regular significa ejercitarse durante alrededor de 150 minutos por semana, o 30 minutos diarios, cinco días a la semana. El ejercicio debe aumentar la frecuencia cardíaca hasta el mismo nivel de una caminata rápida.

Aliados de la memoria
Además de la actividad física, de acuerdo con Tania Aguilar, nutrióloga del Instituto de Nutrición y Salud Kellogg's, algunos de los alimentos que ayudan a mejorar la memoria son:
Grasas saludables.- Debido a que la mayor parte de las células del cerebro contienen grasas, es importante incluir en la dieta ácidos grasos saludables como los omega-3. Algunas fuentes de este nutrimento son el salmón, el atún, la linaza, la chía y las nueces.
Antioxidantes. -El organismo constantemente está generando radicales libres y conforme las personas envejecen el daño oxidativo aumenta. Por esta razón, se recomienda consumir alimentos con antioxidantes, como las moras, el brócoli, las zanahorias, el ajo, los tomates, las uvas y los cereales de grano entero.
Proteínas. -El cerebro no sólo tiene neuronas, también posee una serie de químicos llamados neurotransmisores, que son mensajeros de señales entre neurona y neurona. Los aminoácidos de las proteínas son necesarios para la construcción de estos neurotransmisores, de manera que su consumo es importante para el correcto funcionamiento del cerebro. Algunos alimentos altos en proteína son lácteos, huevo, pescados y mariscos, carne, pollo y soya.
Agua. - La mayor proporción del cuerpo cuerpo es agua y esto no excluye al cerebro. Incluso la más mínima deshidratación puede afectar la capacidad mental y puede comprometer la memoria. Por lo que se recomienda beber agua natural durante el día.
Vitaminas y minerales.- Cuando existe deficiencia de alguno de estos nutrimentos, se pueden observar alteraciones neurológicas por lo que es importante incluir vitamina B12, vitamina B6, vitamina C, hierro y calcio. La mejor forma de conseguir estos nutrimentos es consumiendo frutas, verduras y cereales.
Fibra.- El cerebro también se beneficia de su consumo. La fibra ayuda a absorber  el azúcar de forma más lenta, lo que evita que haya una sobrecarga de glucosa en el cerebro. Se puede obtener en frutas y verduras con cáscara, en leguminosas como los frijoles, las habas y los garbanzos; en las nueces y en los cereales integrales.
Café. - Algunos estudios han mostrado que el café puede prevenir padecimientos como el Alzheimer. El consumo de esta bebida con moderación aporta compuestos bioactivos y antioxidantes benéficos para la salud. Su consumo no debe sobrepasar las 3 tazas al día y de preferencia se recomienda consumirlo expreso o americano.

Conoce más datos
-Es una enfermedad cerebral que causa problemas con la memoria, la forma de pensar y el carácter o la manera de comportarse de las personasa. Esta enfermedad no es una forma normal del envejecimiento. -El Alzheimer es la forma más común de la demencia.
-Demencia es un término general para describir la pérdida de memoria y de otras habilidades intelectuales y es tan severa que interfiere con la vida cotidiana del
individuo.
-Representa del 60 al 80 por ciento de los casos de la demencia que hay en el mundo.
-Aunque existen muchos síntomas, la mayoría de las personas experimentan pérdida de memoria severa que afecta las actividades diarias y la habilidad de gozar pasatiempos que la persona disfrutaba anteriormente y que ahora no recuerda.
-Otros síntomas son confusión, desorientación en lugares conocidos, colocación de objetos fuera de lugar, y problemas con el habla y/o la escritura, por eso pareciera que se está tratando con un niño.