Descarta CIO anomalías en construcción

Local
|

Su director asegura que los laboratorios que se edifican no están sobre un arroyo, como denunciaron ambientalistas.

El Centro de Investigaciones en

El director del Centro de Investigaciones en Óptica (CIO), Elder de la Rosa Cruz, aseguró que no se construye sobre el arroyo La Cañada, por lo que no era necesario solicitar permiso a la Conagua, sólo a la Dirección de Desarrollo Urbano.
La directora de Control de Desarrollo, Merle Mónica Núñez Ruiz, dio la autorización No. 35-25425/2014, con fecha del 4 de julio de 2014, para que se lleven a cabo los trabajos preliminares y de cimentación.
El permiso costó nueve mil 829 pesos.
“La Dirección no tiene inconveniente en otorgar permiso de construcción especial para la realización de trabajos preliminares y cimentación de la obra solicitada, que contempla la limpieza de terreno, movimiento de tierras, trazos, excavaciones, relleno, nivelación, compactación y cualquier procedimiento de cimentación, condicionado a realizarlos bajo su riesgo y responsabilidad con vigencia de 45 días hasta el 18 de agosto del 2014”, señala el permiso.
Vecinos y ambientalistas denunciaron que la construcción que el CIO construye dos laboratorios sobre el arroyo La Cañada.
Señalaron que el Municipio autorizó construir en un predio federal, como son los arroyos.
Gestión Ambiental confirmó que cuentan con dos permisos: de manejo de vegetación y de impacto ambiental, ya que la ubicación de las obras no interfiere con la zona federal.
Sin embargo el permiso de Desarrollo Urbano precisa que no se trata de uno para talar o podar árboles, ni es una licencia de construcción.
“Esta información no acredita la propiedad o posesión del inmueble, cualquier invasión o daños a terceros, así como problemas para accesar al predio será únicamente responsabilidad única y exclusivamente del propietario”, añade Desarrollo Urbano.
No se precisa si está dentro del cauce del arroyo. La Conagua informó que definitivamente no hay permiso y esperará el reporte de sus técnicos.
“La construcción está a 10 metros del arroyo, que es lo que marca la reglamentación de la Conagua. La construcción no está encima del arroyo, está a 10 metros. Cuando eso ocurre no es necesario tener un permiso de la Conagua, el permiso es autorizado por Medio Ambiente porque es de impacto ambiental, por eso no hay permiso de la Conagua”, subrayó De la Rosa Cruz.
Sobre la presunta invasión del arroyo, el director aseguró que se respetaron los 10 metros del cauce federal.
A través de un comunicado señaló que a partir del 14 de julio y hasta el 31 de diciembre de 2014 se llevarán a cabo trabajos para la construcción de la primera etapa de un edificio del CIO.
El director del centro añadió que buscan proteger la naturaleza, y preservar el medio ambiente, por lo que el arroyo será parte del entorno.

Reforestan con árboles nativos

La Dirección de Gestión Ambiental plantará un árbol de la especie sabino en el Jardín de San Juan de Dios, de más de ocho metros de alto, para sustituir al laurel de la India que se retiró hace unas semanas.
También plantará 11 árboles de una especie llamada liquidámbar que, de acuerdo al director de la dependencia, Fidel García Granados, es nativa.
Otros 40 serán colocados en macetas para aminorar el impacto ambiental que han generado la tala y trasplante de ficus.
El funcionario precisó que los liquidámbar costaron tres mil 950 pesos, y que son como los que se están plantando en la calle 5 de Febrero, frente al templo del oratorio de San Felipe Neri, y tienen una altura de poco más de cuatro metros de altura.
Aseguró que se han tenido que comprar porque en el invernadero de Ibarrilla, propiedad municipal, están muy pequeños, a pesar de que son especies nativas, como los mezquites, cazahuates, etc.
Hizo hincapié en que esta especie que van a plantar es propia para la zona urbana y espera que en las próximas administraciones no los talen porque no era la especie adecuada.
Gestión Ambiental tiene una partida presupuestal para la compra de árboles por poco más de un millón de pesos, obtenido de las multas por no verificar los automóviles.

Autorizan tala

La Dirección de Gestión Ambiental autorizó la tala de cuatro árboles en el Centro de Investigaciones en Óptica (CIO), por la que se pagaron 24 mil pesos; esto obedeció a que los ejemplares estaban invadidos de muérdago.
Estaban en el arroyo de La Cañada que cruza las instalaciones del CIO, en el Campestre.
El 28 de julio Esteban Sánchez García, administrador del centro, solicitó el permiso al director de Gestión Ambiental, Fidel García Granados, para combatir esta plaga.
Se solicitó la tala de cuatro eucaliptos y la poda de 17 eucaliptos y cinco jacarandas presuntamente llenas de muérdago.
Personal de verificación de Medio Ambiente acudió al sitio donde se construye la primera etapa de dos laboratorios del CIO para establecer el impacto ambiental.
Sin embargo no se precisó que mucha de la vegetación talada estaba dentro del arroyo, por lo que se informó que habrá sanciones.
Se encontraron alrededor de 14 metros cúbicos de follaje y ramas, producto de las podas realizadas a los ejemplares descritos, manifestando al respecto que dichas afectaciones las llevaron a cabo con la finalidad de proporcionar mantenimiento y retirar la plaga conocida como muérdago, dijo el director García Granados.
“Debido a que esta Dirección no autoriza podas drásticas, se emitió el oficio de emplazamiento al CIO a fin de iniciar un procedimiento de investigación para determinar el daño a la vegetación y las sanciones correspondientes”, añade el comunicado de la dependencia.