Disfrutan eclipse de luna

Local
|

Unas 4 mil personas visitan Explora para ver el fenómeno con telescopios del Centro de Investigaciones en Óptica (CIO)

En el Parque Explora, los asistentes aplaudieron cuando las nubes se disiparon y se asomó la “Luna de Sangre”. Fotos: Antonio Becerra y Pedro Madrazo

La noche de ayer la luna coronó el cielo con los efectos “Súper luna” y el eclipse “Luna de Sangre”. Estos dos fenómenos juntos no ocurrirán de nuevo hasta 2033.
En la ciudad, miles de personas salieron a las calles a ver la luna. Solo en el Parque Explora más de 4 mil personas llegaron para ver el eclipse con telescopios del Centro de Investigaciones en Óptica (CIO).
“Es maravilloso ver la luna así, es un privilegio porque pasará mucho tiempo antes de que pase de nuevo y quién sabe si nos toque verla de nuevo”, dijo Jesús Olalde en el Parque Explora.
El efecto de “Súper luna” ocurre cuando el satélite está en su parte más cercana de la tierra, pues su órbita es elíptica y no circular, esto la hace ver más grande. Además, el fenómeno llamado “Luna de sangre” sucede porque la tierra se posiciona entre el sol y la luna.
En ese momento nuestro planeta obstaculiza toda la luz del sol y la luna solo recibe la luz que roza la órbita de la tierra, es por eso que el color se torna rojizo, explicó Gerardo Ibarra Aranda, director general del Centro de Ciencias Explora.
En el parque, cientos de familias se acomodaron en los jardines del planetario para observar al astro que desde las 8 de la noche tenía a las personas en suspenso… el cielo estaba nublado y solo se veía el resplandor entre las nubes.
El eclipse de ayer fue el último de cuatro similiares en dos años. El primero ocurrió el 15 de abril de 2014, el segundo el 8 de octubre del mismo año y el tercero el 4 de abril de 2015, y las cuatro “Lunas de sangre” forman una “tétrada”, es decir, cuatro eclipses de luna consecutivos separados por seis meses.
Alrededor de las 9:20 de la noche las nubes comenzaron a disiparse y el parque se llenó de aplausos y silbidos a la luna, chicos y grandes estaban emocionados.
Media hora después la luna tuvo su eclipse total y una hora más tarde terminó.
Tras disfrutar del evento astronómico, los miles de asistentes entraron al Centro de Ciencias para disfrutar de la música en vivo y los pequeños de los talleres sobre el universo.

›› Es una experiencia muy padre, única, y convivir con la familia en estos espectáculos naturales es extraordinario.‹‹
Susana Gómez
Madre de familia.