‘La Gran Peregrinación del Bajío’ en San Martín de Terreros

Local
|

Acuden miles de personas a la tradicional fiesta en honor a San Martín Caballero.

Llegan de distintos municipios. Foto: Ruth Meza

Cientos y cientos de peregrinos a caballo, en autobuses y a pie, llegaron con devoción este fin de semana a San Martín de Terreros, una comunidad de unos 1 mil 200 habitantes ubicada a 33 kilómetros del municipio de Guanajuato, pero perteneciente a Dolores Hidalgo, todos con un mismo objetivo, participar en ‘La Gran Peregrinación del Bajío’, que es la fiesta dedicada a San Martín Caballero.
Según los pobladores, las primeras peregrinaciones llegan desde los últimos días de octubre, pero la mera fiesta es el 11 de noviembre. Desde la carretera Guanajuato-Dolores Hidalgo, se ve un camino estrecho de terracería, cientos de vehículos levantan una nube inmensa de polvo que no deja ver nada más. Los peregrinos platicaron que el sábado los camiones inundaron las orillas de la carretera y recorrer sólo 4 kilómetros para llegar al templo fue una verdadera penitencia de más de 4 horas.
Al rancho se le conoce Terreros por la cantidad de tierra suelta que hay a lo largo del rancho, San Martín Caballero o Santo del dinero o de los negocios, como lo reconoce la gente, se celebra en ‘San Martincito’ desde que tienen memoria los más viejos del pueblo.
La celebración a San Martín Caballero se ha convertido en una de las fiestas populares más importantes del estado y hasta del país, pues llegan peregrinos Guanajuato, así como de Dolores Hidalgo, San Miguel de Allende, Juventino Rosas, Celaya,Valle de Santiago, Salamanca y Cortazar, y de todas sus rancherías y hasta de otros estados como Querétaro y hasta de Michoacán.
Al adentrarse más a la comunidad, las carpas y lonas de colores tapizan el panorama; puestos de carnitas, ‘pan de feria’, gorditas, quesadillas, muñecas rubias de trapo, imágenes de San Martín,  dulces típicos como cajeta, alfajor, palanquetas, obleas, hasta un toro cebú bramán originario de la India de más de una tonelada, con el que los visitantes pueden tomarse la foto.
En el atrio del templo hay una escultura a San Martín representando su hazaña, los peregrinos le lanzan monedas, si se queda a sus pies sobre un montículo de piedras es buena señal para el dinero, si no le atinas, mala suerte, pero siempre hay oportunidad de lanzar todas las monedas que puedas.

SALDO BLANCO

Elementos de Tránsito del Estado diseñaron un operativo para agilizar el tráfico vial de al menos 600 autobuses que ingresaron a la fiesta en San Martín del Terrero.
En un trayecto de 4 kilómetros, los automovilistas tardaban hasta 4 horas desde la entrada del poblado hasta el santuario.
En total, los camiones transportaron 24 mil personas durante el fin de semana, provenientes de varios municipios y estados.
Durante los festejos se registró saldo blanco, pero el operativo continuará hasta el próximo fin de semana, por que los peregrinos siguen llegando, explicó un comandante de Tránsito del Estado.