Ópera: tan lejos y tan cerca

Local
|

Las transmisiones operísticas en alta definición de la Metropolitan Opera House cumplen tres años en León

Era un mediodía de marzo cuando el barítono británico Simon Keenlyside subió al legendario escenario de la Metropolitan Opera House de Nueva York y lamentó, vestido de Hamlet, que su madre se hubiera casado con su tío apenas dos meses después de enviudar.
Pero a Keenlyside no sólo lo vieron los 3 mil pares de ojos que se congregan en una función promedio del Met. Su imagen cantando “Être, ou ne pas être” (“Ser o no ser”) viajó por el espacio y llegó casi al instante a más de 150 leoneses reunidos en el Auditorio Mateo Herrera.
Aquel día, 27 de marzo de 2010, fue la primera vez que una función de la afamada casa de ópera era apreciada en vivo y en directo en la ciudad, marcando el debut en León del programa The Met: Live in HD, una de las más exitosas iniciativas de popularización y divulgación del arte lírico emprendidas por la institución neoyorkina.
Tres años después, The Met: Live in HD ha ofrecido más de 30 proyecciones en el Mateo Herrera, único recinto en Guanajuato que acoge el programa y una de las 10 sedes del mismo en el País. Casi 4 mil personas han disfrutado en León del espectáculo que también puede apreciarse en el Auditorio Nacional, Teatro Diana de Guadalajara o el Auditorio Luis Elizondo, de Monterrey.
Bel canto y tecnología
The Met: Live in HD fue una de las estrategias implementadas por Peter Gelb a su llegada a la gerencia general del Met en 2006. Su propósito, además de abrir una fuente de ingresos para las no siempre boyantes finanzas de la casa de ópera, fue salir a la caza de nuevos públicos.
La primera función fue una versión condensada de “La flauta mágica”, dirigida por Julie Taymor, que se transmitió el 30 de diciembre de 2006 a un centenar de pantallas en Estados Unidos y otros tres países. Se calcula que esa temporada inaugural, con seis producciones, fue vista por más de 324 mil personas.
En los años siguientes las audiencias y número de sedes fueron creciendo. Actualmente el programa llega a mil 900 pantallas en 60 países, siendo Estados Unidos, con 760, la nación con más recintos integrados a la red.
Las transmisiones del ciclo son realizadas en video de alta definición, capturadas por al menos 10 cámaras, en vivo y en directo en funciones sabatinas de la Metropolitan Opera House y llevadas vía satélite a las distintas sedes receptoras.
The Met: Live in HD ha recibido premios como el Emmy y Peabody y algunas de sus producciones, una vez editadas como DVD, han competido por el Grammy.
Para los amantes de la ópera son una experiencia muy rica, que compensa el no estar físicamente en el Met, debido a que la variedad de cámaras proporciona un grado de acercamiento a la acción que no se obtiene ni desde la primera fila del teatro. Adicionalmente, los intermedios no son tiempo muerto, pues son aprovechados para entrevistas con los artistas participantes y develar aspectos de la producción tras bambalinas.
Para todo gusto
Para Arturo Joel Padilla, director del Forum Cultural Guanajuato, The Met: Live in HD ha permitido ir formando nuevos públicos para el arte lírico, además de posibilitar el acercamiento a piezas operísticas muy diversas, algunas jamás representadas en México.
“Creo que es una inversión a largo plazo cuyos frutos empiezan a verse. La temporada actual aún no termina, pero ya llevamos 25% más de espectadores que en la anterior. Yo espero que con el tiempo tengamos un público operístico tan amplio que demande que nos cambiemos a un recinto más grande”, señala.
El titular del Forum resalta que la audiencia de las proyecciones no es sólo local, pues hay un significativo porcentaje de espectadores que viene de otras ciudades, principalmente Guanajuato y San Miguel de Allende.
El programa llegó a León cuando estaba a punto de terminar su cuarta temporada, la 2009-2010, por lo que sólo incluyo “Hamlet” y “Armida”.
Desde la 2010-2011, se han proyectado ya tres temporadas completas con una docena de títulos cada una, incluyendo clásicos imbatibles como “La Traviata”, “El Elíxir de Amor”, “Aída” y “Don Giovanni”; obras raramente representadas, como “Le comte Ory”, de Rossini, “Las Troyanas”, de Berlioz o “Capriccio”, de Strauss.
El menú del programa también ha incluido completo el ciclo del “Anillo del Nibelungo”, de Wagner (de 2011 a 2012) y creaciones contemporáneas, como “Nixon en China”, de John Adams; “Satyagraha”, de Philip Glass o el pastiche lírico “La isla encantada”, articulado por Jeremy Sams a partir de composiciones barrocas.
Sin embargo, el público local tiene en Giussepe Verdi a su campeón de popularidad pues son suyas las tres óperas que más cerca han estado del teatro lleno: “La Traviata”, “Otelo” y “Aída”, proyectadas todas el año pasado.
En contraste, las óperas contemporáneas y las demandantes creaciones de Richard Wagner, como “Parsifal” o la teatralogía “El anillo del Nibelungo”, con proyecciones que se han extendido por más de 5 horas, han sido exclusivas para apenas un medio centenar de auténticos fans.
La actual temporada, 2012-2013, está a punto de concluir, restando sólo: “Francesca da Rimini”, de Zandonai y “Giulio Cesare”, de Haendel, pero ya está listo el cartel del siguiente ciclo, que iniciará el 5 de octubre con “Eugene Onegin”, de Tchaikowsky y que incluye rarezas como “La Nariz”, de Shostakovich y clásicos como: “La Cenicienta”, de Rossini; “Così fan tutte”, de Mozart y “Tosca” y “La Bohemia”, de Puccini.