‘Suplican’ ocultar la insulina china

Local
|

Proveedora de la insulina Bonglixan pide retirar el medicamento de las farmacias. La insulina que reparten a pacientes del Seguro Popular fue denuncia

Un paciente diab

Médicos del Seguro Popular denunciaron que la empresa Intercontinental de Medicamentos S.A. de C.V., distribuidora de la insulina china de dudosa calidad y que presuntamente se compró a sobreprecio, pidió a las farmacias “esconder” el medicamento.
Las farmacias recibieron ayer un correo en el que se les pide sacar el medicamento de las unidades y no proporcionar información sobre este tema a nadie.
“Un aviso súper importante para todas mis unidades que están a mi cargo, el Lic. Franco Isaías nos está pidiendo de la manera más atenta que si tienen de la insulina glargina marca japonesa, favor de sacarla disimuladamente de sus unidades ya que tenemos un megaproblemón en la empresa por esa insulina”.
“Si les van a pedir información sobre esta insulina, favor de no dar ninguna información a nadie o simplemente digan que no tienen (...) favor de sacarla y llevársela a su casa para que después nosotros pasemos por ella”, señala el correo proporcionado por médicos del Seguro Popular en Guanajuato.
El mensaje fue enviado a través de un correo personal a nombre de Adriana Mariz Serrano, quien en la red social Facebook aparece como empleada de la empresa Intercontinental de Medicamentos, S.A. de C.V.
Fue enviado un día después de que el Partido Verde Ecologista de México (PVEM) denunció públicamente irregularidades en la compra de este medicamento.
“No debe de haber en ninguna unidad esa insulina glargina, ya que está en juego nuestro trabajo”, advierte el mensaje.
El miércoles pasado el PVEM denunció la adquisición de esta medicina que provocó descontrol en la salud de miles de pacientes diabéticos en el estado.
Además denunciaron que el Gobierno estatal pagó al proveedor por cada caja de este medicamento 658 pesos, además de 125 pesos extra por la distribución, sin embargo aseguran que en el mercado otros distribuidores lo venden hasta en 250 pesos.
Cada mes el Estado compra a Intercontinental de Medicamentos por lo menos 10 mil cajas de esta solución inyectable, lo que representa un pago de alrededor de 8 millones de pesos.
El Partido Verde señaló que las irregularidades en esta compra les fueron notificadas por los propios médicos que trabajan en el Seguro Popular, quienes se preocuparon por el descontrol que este medicamento causaba en los pacientes.
AM entrevistó a uno de estos médicos, quien confirmó que la insulina no controlaba el nivel de azúcar en los diabéticos.
“Hubo reunión de varios médicos en la que empezamos a platicar que varios de nuestros pacientes se estaban descontrolando y había sido coincidentemente con el cambio de la insulina del tipo glargin; la que se utilizaba antes era marca comercial, era la Lantus y de pronto nos empiezan a cambiar a esta que es Bonglixan”, dijo.
“Pacientes que teníamos controlados ya desde hace muchos años con insulina de marca original en menos de un mes se descontrolaron y ellos mismos decían que sentían que no les hacía nada aunque se ponían la misma dosis igual que siempre y cuando llegaban a nuestra valoración traían cifras elevadas de glucosa, pero elevadas en 200, 300, 400 de azúcar”, afirmó.
El médico lamentó que no se haya revisado la efectividad de esta medicamento, ya que aseguró que esto puso en riesgo la calidad de vida de los 36 mil diabéticos que atiende el Seguro Popular en la entidad.
“Con el tiempo pueden tener problemas vasculares, insuficiencia renal, ceguera, puedan llegar a tener infartos y obviamente una calidad de vida muy disminuida porque sufren amputaciones, porque continuamente pueden tener comas hiperglusémicos, son muchas las complicaciones”, sostuvo.
La misma Secretaría de Salud en un oficio que fue enviado a las farmacias el 9 de julio reconoció que el medicamento estaba descontrolando a los pacientes.
“La insulina en ningún momento se retira y este documento acaba de llegar hoy a una de las farmacias y en el cual dicen hasta llévenselo a su casa, entonces están ocultándolo”, denunció.
La compra de este medicamento forma parte de un contrato forma parte por 2 mil millones de pesos que el Gobierno del Estado a través de la Secretaría de Finanzas asignó de manera directa este año.

Aseguran que no los refrigeraban

Los médicos del Seguro Popular descubrieron que además de las irregularidades en el precio y los efectos que causaba en los pacientes la insulina de dudosa calidad, también había otras como el manejo mal que le daba el distribuidor.

“Llegaba en cajas de cartón y sin refrigeración, el transporte debe tener refrigeración (...) Esto es un trabajo de muchos médicos que nos dimos cuenta de muchas irregularidades”.
“A lo mejor es algo subjetivo, pero le faltaba información a la caja, dice que son 100 unidades; sí, pero 100 mililitros de qué, no trae la información básica necesaria”, afirmó un médico que trabaja en la Secretaría de Salud de Guanajuato y quien pidió el anonimato.

También el IMSS surte Bonglixan

Derechohabientes del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) expresaron que también reciben en las farmacias de diferentes clínicas la insulina Bonglixan, la misma que denunció el Partido Verde Ecologista en Guanajuato que era de mala calidad y de origen chino.

Según señalaron miembros del PVEM, los diabéticos atendidos en centros de salud del Seguro Popular recibieron esta insulina, misma que el 9 de julio de 2013 la directora del Servicios de Salud, Rosa María del Rosario Carmona pidió retirarla pues en base a experiencias pasadas se había detectado que la insulina no controlaba metabólicamente a los pacientes.
Además de que es de una manufacturera china, pero comercializada por una empresa mexicana.
En marzo Daniel Rodríguez Rodríguez, de 70 años y quien padece diabetes, recibió una insulina diferente a la que le suministraban antes en la clínica T-1 del IMSS.
En años anteriores recibía la insulina llamada Lantus, en sólo una ocasión tuvo que comprarla por fuera la cual le costó mil 050 pesos, porque se terminaba pronto, antes de que pudiera adquirirla.
Pero de repente en sus recetas médicas apareció el medicamento Bonglixan (Glargina es el nombre de la solución) para suplir la que le daban para controlar la glucosa.
“Como es más cara la Lantus empezó a haber desabasto, era un verdadero martirio encontrarla en el Seguro porque se acababa muy rápido, y de buenas a primeras nos empezaron a dar esta (Glargina) y ahí ya no se batallaba”, comentó.
Compartió que desde que empezó a inyectarse la insulina Bonglixan su glucosa no ha bajado, siempre se mantiene en la misma cantidad, el 25 de marzo cuando fue a chequeo médico marcaba 152 de glucosa y el 26 de agosto apareció en 148, una mínima diferencia.
“Cada mes voy a chequeo médico, le he dicho al doctor que pues no siento que mejore y me dice que esa insulina es la que tienen, es la que les dan, pero mi glucosa no baja y no baja”, aseguró.
La insulina que recibe ahora, la surte una vez al mes, hasta ahora no ha sufrido de desabasto pues siempre la tienen en la farmacia de la clínica, diario tiene que inyectarse 25 unidades.
Juan Martínez, de 50 años de edad y vecinos de la colonia La Moreña, también denunció que le suministran esta insulina.
Dijo que en la clínica 53 del IMSS también recibe la insulina Bonglixan desde hace seis meses y que antes también recibía la Lantus.
“Me daban la Lantus, esa era muy buena, pero cuando me la cambiaron me empecé a descontrolar porque no me estaba controlando el azúcar, de repente sí me hacía de repente no”, dijo.
Después de la primera aplicación a las siete horas ya requería suministrarla otra vez.
Fue a quejarse con su doctor y con quienes le otorgan la medicina, pero la respuesta que recibió fue: “Es la única que tienen, es la que nos mandan”.
“No nos dicen nada, uno va y se presenta en la farmacia con la receta y nos dan la misma, no la cambian”, comentó.
Su sentir es que no mejora, cuando va a los chequeos aparece con que el nivel de glucosa no baja, aseguró.
“Cómo es posible que la Secretaría de Salud no verifique el producto que viene de China, cómo es posible que nos inyecten ese medicamento, que nos digan si es bueno o malo”, agregó.
Ignacio Maya Sánchez, paciente pensionado, diabético desde hace 20 años, aseguró que a él sí le ha funcionado el medicamento.
Érika Moreno Salazar compartió que la insulina Bonglixan se surte a pacientes de la clínica IMSS 47 ubicada Las Trojes.
“Las de IMSS tienen la misma presentación que las que dan en el Seguro Popular, sólo que refieren ser Hecho en México por Landsteiner Scientific”, comentó.

Aseguran es de calidad

Autoridades del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) confirmaron que dentro de la institución se distribuye insulina Bonglixan.

“Es una insulina que está aprobada por la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris), que es la instancia que aprueba los medicamentos y pues nosotros no hemos tenido problemas con ella”, expresó Martín Zurroza, director de Comunicación del IMSS.
El vocero descartó que se tuviera algún reclamo por parte de los pacientes a los que se les suministra dicho medicamento.
“Oficialmente no hemos recibido ninguna queja, además de la Cofepris, el Instituto tiene otra instancia llamada Control Técnico de Insumos, esta área revisa todos y cada uno de los medicamentos que expide el Instituto y verifica la efectividad del mismo y una vez que se aprueban son distribuidos”, agregó.
Martín Zurroza reiteró que no se ha tenido inconvenientes con el medicamento. “No hemos tenido problemas y hacemos el manejo correcto de ésta”, comentó, e invitó a investigar sobre el origen de la misma.

El dato
En Guanajuato

39,618

Personas diabetes son atendidas por el sector salud.

Pide PVEMauditar laasignaciónde fármacos

El coordinador de la fracción del Partido Verde Ecologista de México (PVEM) en el Congreso local, Sergio Contreras Guerrero, informó que pedirán ante el Pleno Legislativo auditar la millonaria asignación directa de compra de medicamentos del Seguro Popular que realizó el Gobierno del Estado.

Esto luego de la denuncia pública del Partido Verde de que se comprara y distribuyera insulina china de baja calidad y que la propia Secretaría de Salud del Estado ordenara su retiro desde el pasado 9 de julio.
Y es que a pesar de que la Secretaría de Salud argumenta que se sustituyó por otro medicamento y no hubo daño patrimonial ni de salud a los pacientes, y que los precios a los que se compraron están en el parámetro de lo establecido por el Catálogo Universal de Servicios de Salud 2012 publicados en el Diario Oficial de la Federación, para el Partido Verde el tema tiene muchas dudas por aclarar.
El tema, indicó el diputado local, lo llevará a la Junta de Gobierno para subirlo al Pleno en el arranque del próximo periodo ordinario de sesiones el 25 de septiembre y pedir a la Secretaría de la Transparencia y Rendición de Cuentas y al Órgano de Fiscalización Superior del Congreso del Estado una auditoría integral a la asignación directa para la compra de medicamento del Seguro Popular.
Hay que recordar que la Secretaría de Finanzas, Inversión y Administración, luego de dos licitaciones públicas declaradas desiertas, asignó de manera directa un contrato para el suministro y abastecimiento de 675 medicamentos y material de curación para el Seguro Popular. La asignación fue para las empresas: Distribuidora Internacional de Medicamentos e Intercontinental de Medicamentos.
El contrato anual asignado a cada empresa fue por 148 millones de pesos y entró en vigor el 1 de junio.
Algunas dudas, citó, ¿es por qué se adquiere un producto que no era bueno? y ¿qué pasa con lo que ya se pagó por ese medicamento? y ahí hay que aclarar responsabilidad de funcionarios y de proveedores.
“Revisar qué ocurrió y si es de mala calidad hay sanciones en el contrato contra las empresas”, anotó. Además insisten en que si bien esta puede ser legal la compra de la insulina Bonglixan fue cara: “Vamos a continuar con el proceso, independientemente de quién estableciera los precios hay una responsabilidad del Estado de adquirir lo mejor al mejor precio, y no lo peor al peor precio”.

Advierte médico que daña

El médico Juan García Monjaraz confirmó que los medicamentos que denunció el PVEM son de mala calidad. “Los medicamentos que están en boga causan efectos secundarios, estos medicamentos sí los tenemos restringidos”.

El médico de la clínica Del Bosque señaló que los medicamentos Bonglixan, Termisal e Irbesartán producen taquicardias y bradicardias. “Hacen el corazón grande, tenemos problemas cerebrales, de impotencia sexual”.
“La hipertensión como bien se dice el término eleva la presión, éstos (medicamentos) deben disminuirla, pero hacen que las arterias o las venas se hagan más amplias y eso tiene consecuencias en las células y nos traen problemas cardiovasculares, problemas de impotencia y problemas en el riñón”, aseguró.
Aún cuando los médicos particulares restringen estos medicamentos, García dijo que son utilizados por instituciones públicas por su bajo costo.
“Los médicos que están en las instituciones (públicas) son eminentes médicos, nada más que los medicamentos o las medicinas que tenemos son impuestas por el Gobierno y son medicamentos que no tienen un control de calidad adecuado”, aclaró.

Pide quitar medicinas

“Los laboratorios son los responsables de la calidad de los medicamentos”, expresó el director médico de la Asociación de Diabetes de Guanajuato, Fernando Mendoza Morfín.

Aunque la asociación sólo brinda asesoría a pacientes diabéticos, el director calificó como una “afectación” para los enfermos que existen en Guanajuato la mala calidad de los medicamentos que recetaba el Seguro Popular.
“El paciente en lugar de estar controlado va a caer en problemas serios, se debe rechazar este medicamento, retirarlo completamente, hay que quitar ese lote y como se dice tirarlo, inmediatamente”, comentó Mendoza.