Urge más apoyo a alumnos genio

Local
|

Guanajuato es el único estado que cuenta con un programa de identificación de alumnos con capacidades sobresalientes. Pero estos estudiantes se enfren

El sal

Entre carencias, en salones viejos y en abandono, sin material didáctico ni apoyo de becas y sin la posibilidad de un seguimiento al desarrollo de sus talentos cuando salgan de la primaria, estudian todos los días en las escuelas públicas los niños más brillantes de todo el estado.
Desde el 2006, la Coordinación de Atención a la Diversidad de la SEG ha identificado a 12 mil niños con talentos artísticos o deportivos, y aptitudes sobresalientes en matemáticas, español, química, física, ciencias naturales y sociales.
Estos niños, que representan menos del 1% de la población estudiantil de Guanajuato calculada en un millón 300 mil alumnos, podrían llegar a ser los más brillantes científicos, artistas, humanistas, líderes sociales o deportistas, si recibieran apoyo para terminar sus estudios o desarrollar sus capacidades.
Pero su futuro es amenazado con truncarse por la falta de recursos, tanto de sus familias como del Gobierno.
Alejandro Ávalos Rincón, responsable de la Coordinación de Atención a la Diversidad de la SEG, informó que el programa de Aptitudes Sobresalientes y Talentos, el cual se encarga de identificar y atender a estos niños, tiene ocho años.
Los primeros dos años se destinaron a un trabajo de investigación, que ha derivado que Guanajuato sea el único estado con un proceso de identificación.
En este último ciclo escolar se identificaron a mil 352 nuevos niños, la mayoría de primaria.
Obstáculos
El programa de Aptitudes Sobresalientes y Talentos enfrenta sus propias limitantes.
Para el proceso de identificación se tiene que apoyar con las Unidades de Servicios de Apoyo a la Educación Regular (USAER), cuyos maestros integran en las escuelas públicas a niños con trastornos neuromotores, deficiencia mental, ciegos y débiles visuales.
Otro déficit es que no todas las escuelas cuentan con maestros de USAER, lo que lleva a que cientos o quizá miles de niños talentosos no sean identificados.
De hecho, los maestros de USAER sólo se ubican en 746 escuelas, donde está presente el programa de aptitudes sobresalientes y talentos, de las 10 mil que hay en todo el estado.
“No es que la escuela o la Secretaría (sean las únicas encargadas), es obvio que no tiene todos los recursos para atender a todos los talentos. La atención a una actitud sobresaliente es una respuesta social, familiar y escolar, no es sola, no es que la escuela tenga que cargar con toda la responsabilidad del desarrollo de talentos”, afirmó Ávalos Rincón.
Es así como clases de pintura, de natación, de ballet o danza no son proporcionadas en las escuelas, y es necesario que los niños acudan a Casas de la Cultura o a centros deportivos que muchas veces no están a su alcance.
Aunado a ello, la Secretaría de Educación de Guanajuato (SEG) no tiene una vinculación entre su sistema de becas con la Coordinación de Atención a la Diversidad, que garantice que estos niños reciban un apoyo.
Ávalos Rincón reconoció que una vez que egresan de la secundaria, algunos niños entran a un sistema de becas de talentos de Educafín, pero no hay datos precisos al respecto.
“No hay el contexto de cómo es la beca y a cuántos han apoyado. Se está replanteando. No sé si alguno de los niños ha sido beneficiado con las becas anteriores. Las USAER establecen los enlaces con las personas que pueden apoyar a los niños”, reconoció.
Enfrentan discriminación
Originario del pueblo de Jesús María, en Jalisco, Jesús Adrián López Castro forma parte de una sociedad internacional que agrupa al 2% de la población mundial con el cociente intelectual más alto.
En su Capítulo México, la sociedad internacional Mensa, que significa “mesa” en latín para hacer alusión a la aportación de ideas que hacen todos sus integrantes en una mesa redonda, agrupa a unas 150 personas de distintos puntos del País.
Jesús Adrián estudió Medicina en el Centro Universitario de Ciencias de la Salud en la Universidad de Guadalajara, y estudia en la Universidad de Guanajuato la especialidad en Psiquiatría. Trabaja en el Hospital Psiquiátrico de León.
Para Jesús Adrián, los principales problemas a los que se enfrentan los niños con capacidades sobresalientes es la discriminación, la falta de espacios y oportunidades en las instituciones públicas y la falta de identificación oportuna de sus talentos.
“Una de las cosas que más molesta a los profesores el hecho de que el alumno los empieza a corregir. No están preparados, son raros aquellos que tienen una preparación o experiencia que les permita identificar y estimular a este tipo de niños”.
Él mismo fue un niño sobresaliente y tuvo la fortuna de tener una maestra que le ayudó a desarrollar su potencial.
“Terminas las operaciones o los trabajos rápido y tienes mucho tiempo libre. En general lo que se requiere es facilitarles la estimulación, este tipo de niños aprenden solos, no necesitan de un profesor, son niños autodidactas, lo único que requieren es tener el plan adecuado”.

Confunden capacidades con déficit de atención

Jesús Adrián López Castro, estudiante de la especialidad de Psiquiatria en la Universidad de Guanajuato, alertó sobre la importancia de un correcto diagnóstico en los niños con capacidades sobresalientes.

Y es que algunas de las características de su comportamiento pueden ser muy parecidas a las del Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad (TDH), que implica que el paciente tenga problemas de conducta en casa o en la escuela.
“La génesis de cada una de estas condiciones es diferente. En uno se habla de que son capacidades para resolver problemas de una mejor manera, en el otro estaríamos hablando de un problema a nivel biológico en el que hay una alteración de los sistemas atencionales de individuo que sí requiere tratamiento”.
Explicó que el TDH puede llegar a condicionar problemas educativos o de conducta, fracaso escolar, problemas dentro de las relaciones interpersonales y de ansiedad, trastornos mentales y tiene una alta incidencia en el consumo de sustancias psicotrópicas en la adolescencia.
“Ahí es donde entramos nosotros. No es sencillo (identificar las capacidades sobresalientes) en los pacientes que pareciera que tienen un trastorno y requieren un psiquiatra o un paidopsiquiatra o psiquiatra infantil”, advirtió.

Yamell estudia entre carencias

A los dos años, Yamell ya contaba hasta el número 10 y era capaz de armar rompecabezas de 20 piezas. Cuando llegó al kinder, sorprendió a su maestra porque sabía leer, escribir y hacer cálculos matemáticos avanzados para su edad.
El 6 de enero cumplió 8 años y ha tomado la tutoría de sus compañeritos de clase que considera en desventaja.
Yamell, como el resto de sus compañeritos, se han acostumbrado a estudiar con graves carencias. Su escuela, la primaria número 53 “Hermenegildo Bustos”, se ubica en la colonia el Paisaje.
El acceso principal está bordeado de basura y los salones de más de 25 años, aún conservan un escalón antididáctico y mobiliario de aquella época.
Yamell es autodidacta y le gusta leer e investigar, pero su salón no hay ni siquiera una pequeña biblioteca interna. Los pocos libros que la maestra ha podido acumular, deben ser resguardados para que no se los roben por la tarde, asegura.
Los mesabancos son viejos y algunos están astillados, junto con la pintura desgastada de las paredes generan un aspecto deprimente, como si se tratara de una escuela muy pobre al borde del abandono.
Sin apoyo de una beca, Yamell demuestra que es más fuerte que cualquier adversidad. Le gusta pintar y su materia favorita son las matemáticas.
Mientras, los maestros y directores exigen a la SEG adecuaciones para una escuela digna. No han sido escuchados.

Karina,sin derechoa beca

Un informe de pruebas psicológicas realizadas por la USAER a Karina Amainani Tapia Espinoza, revela que esta jovencita de 13 años alcanzó 137 puntos en la escala Weschler, lo que la califica como una persona con un coeficiente intelectual brillante y superior.

Pese a un contexto social y económico desfavorable, Karina ha mantenido un promedio escolar perfecto. Le apasionan las matemáticas, es exigente y hasta estricta hasta con su familia y de grande le gustaría ser maestra. “Quiero ser docente porque me gusta que aprendan de mí”.
Vive en la colonia Las Arboledas, una de las más conflictivas de la ciudad. Tiene 6 hermanos y le fue negada una beca porque su papá trabaja en la Comisión Federal de Electricidad.
Su papá Marco Antonio Tapia Cardona asegura que tener una hija como Karina implica una doble responsabilidad. “Hay que apoyarla al 200 por ciento. Se nos había ofrecido una beca, pero no se concluyó porque yo trabajo para CFE y por el sueldo que me dan no era apto para la beca. Se necesitan más incentivos para estos niños: calzado, una mochila especial, libros, algo para ellos, no dinero para uno, sino algo que que los motive más”.

Preocupa futuro de Maura

Maura Itzel Procopio Castillo es uno de los casos más especiales de todo el estado. Nació a los 6 meses. Padeció cáncer en el sistema sanguíneo. Ha recibido dos quimioterapias y en sus manitas son visibles los piquetes de agujas del tratamiento médico.
Cuando estaba en preescolar, su maestra se asustó con los conocimientos de la niña, pues sabía realizar operaciones matemáticas simples sin que hubiera antes una enseñanza. Desde entonces, descubrieron que era autodidacta.
Maura es una de las pocas alumnas promovidas a un grado más alto a través de un proceso de aceleración, por sus capacidades de aprendizaje e inteligencia. Pasó a segundo de primaria y ha tenido un buen acoplamiento con sus compañeros y maestros.
En la feria de ciencias de su escuela, obtuvo el primer lugar por un proyecto de reciclaje de agua en un baño. En el aula USAER de la escuela están expuestos varios proyectos suyos, como el que explica el funcionamiento del cerebro y las neuronas. Pronto, a Maura le van a hacer un huerto en la escuela donde desarrollará su propios vegetales y composta.
Su maestra USAER, Erika Zaire Miranda Pimentel, externó su preocupación por el seguimiento al talento de Maura una vez que deje la primaria.
“En secundaria hay poca cobertura de servicio USAER y son contadas las secundarias con este servicio y se llega a cortar el desarrollo del talento de los niños”, lamentó.

Ven necesario apoyo psicólogico

Gustavo Moya Ortiz, docente de la Universidad Iberoamericana de León (UIA), en las asignaciones de multimedia II, temas selectos de multimedia y temas selectos de internet, es integrante de la sociedad internacional Mensa.
Explicó que hay dos tipos de inteligencia, la cristalizada y la fluida. La primera, proviene de la experiencia y es la forma común de inteligencia que parte de conocimientos previos y a partir de ello, se generan nuevos conocimientos.
“La fluida, se cree que la verdadera inteligencia, a pesar de no tener conocimientos previos resuelves problemas. Para medirlas sitúas al sujeto en un universo desconocido y se hace una prueba abstracta y puedes determinar qué tan inteligente es”.
Afirmó que es necesario que un psicológico especializado identifique a los niños.
Ejemplificó que muchos niños pueden no haber desarrollado el lenguaje y no por eso son menos inteligentes. En su caso, Gustavo tocaba el piano y disfrutaba la pintura. Ahora es un estudioso de las matemáticas y de niño no podía pronunciar la letra erre.
También identifican talentos entre niños indígenas
A través del trabajo de campo en 26 comunidades rurales e indígenas del estado, 46 maestros asignados a la identificación de niños con aptitudes sobresalientes han orientado el desarrollo del talento literario a partir de cuentos y narrativa cuentos indígena.
En León, estos niños corresponden a las étnias mixteca y purépechas. También se han identificado talentos en Victoria, Tierra Blanca, San Luis de la Paz, Dolores Hidalgo, Comonfort y Acámbaro.

En cifras

12 Mil

Alumnos con talentos artísticos o deportivos y aptitudes sobresalientes identificó la Coordinación de Atención a la Diversidad de la Secretaría de Educación.
1 Millón
300 mil alumnos de educación básica hay aproximadamente en Guanajuato.
764
Escuelas del estado cuentan con maestros de USAER, que apoya al programa de identificación de estudiantes con talento.