François Hollande otorga Legión de Honor a Mario Molina

Durante su visita a México, el presidente François Hollande nombró al Nobel "Caballero de la Legión de Honor francesa".
viernes, 11 de abril de 2014 · 00:00

“Gracias a usted, todo el mundo conoce qué son los cloro-fluoro-carbonos”, bromeó el presidente François Hollande, refiriéndose al Premio Nobel de Química, Mario Molina, quien ayer fue condecorado como Caballero de la Legión de Honor francesa.
El Mandatario galo estaba de buen humor. Acababa de dar un discurso de 40 minutos ante la comunidad francesa residente en el País, en las instalaciones del Club France, al sur de la Ciudad de México, que desató risas y aplausos.
Pese a los bajos índices de popularidad que tiene en Francia, y el revés que sufrió la izquierda en las elecciones de la semana pasada, Hollande encontró una audiencia amigable.
Al concluir su discurso, los franco-mexicanos entonaron la Marsellesa, para después dar inicio a la ceremonia de condecoración de Molina con la insignia que Francia concede a hombres y mujeres por méritos extraordinarios realizados dentro del ámbito civil o militar.
Hollande elogió al químico mexicano, cuidando la pronunciación de la palabra “clorofluorocarbonos”, y reconociendo que debido a su labor, el mundo había comenzado a preocuparse por la capa de ozono.
Dijo que gracias a él, gran investigador y amigo de Francia, 191 países habían ratificado el Protocolo de Montreal, relativo a las sustancias que agotan la capa de ozono.
“No sólo es la ciencia la que hizo progresar, también dio progreso a la conciencia humana”.
Así, dijo que parte del trabajo de Molina será utilizado por Francia para acelerar la transición energética que está por convertirse en ley, y también será relevante para la Conferencia de Cambio Climático (COP 21) que tendrá lugar en París en 2015.
Sobre el saco negro de Molina, el Mandatario colocó la medalla de cinco picos blancos, que pendía de un listón rojo.
Molina agradeció el reconocimiento, y afirmó que el año de 1968 era una parte importantísima de su existencia, pues lo pasó en París, cuando estudiaba en La Sorbona, pero también por lo relevante del año en materia cultural, artística y social.
“Para mí es un gran honor recibir este reconocimiento de manos del Presidente, sobre todo, teniendo afinidad por la cultura francesa, habiendo vivido en Francia, pues con más razón. Es algo muy emotivo para mí, es un día muy especial”.
El Premio Nobel aprovechó para hablar de la importancia de la COP 21.

Otras Noticias