Buscan poseer la marca Repuve

México
|

El gobierno federal opera desde 2004 el Registro Público Vehicular, pero no es dueño de la marca Repuve.

El gobierno federal opera desde 2004 el Registro Público Vehicular, pero no es dueño de la marca Repuve.
El Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP) busca desde 2009 que se declare la nulidad del registro de la marca Repuve otorgada a una empresa, pero hasta ahora no lo ha logrado, según registros judiciales.
La marca fue registrada el 13 de septiembre de 2007 por la empresa capitalina Socom, una proveedora de sistemas de seguridad que en 2008 participó en la licitación para proveer al gobierno los 25 millones de tags o etiquetas que almacenan y transmiten la información de los vehículos.
La licitación fue ganada en diciembre de 2008 por la empresa Neology, propiedad de Alejandro Burillo Azcárraga, que obtuvo un contrato de 34.7 millones de dólares.
Sin embargo, Socom había registrado la marca más de un año antes, para amparar productos de la clase 9, es decir, programas de cómputo y software y aparatos para transmisión de órdenes, y entre los productos que vende la empresa se encuentra precisamente el "tag Repuve", que usa la misma tecnología que el del gobierno.
Cuando el Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial (IMPI) otorgó el registro por 10 años, la Ley del Registro Público Vehicular tenía más de tres años en vigor, pero nadie en el gobierno consideró necesario registrar la marca Repuve.
En 2009, el IMPI rechazó la solicitud del SESNSP para declarar la nulidad de la marca, cuyo número de registro es 1001732.
El registro de la marca ante el IMPI es el acto jurídico que confiere al titular el derecho al uso exclusivo.
El año pasado, el SESNSP tuvo que promover una demanda contra el IMPI, que se tramita ante la sala especializada en Propiedad Intelectual del Tribunal Federal de Justicia Fiscal y Administrativa y que se ha retrasado ante la dificultad para ubicar un domicilio en el cual emplazar a juicio a Socom.
Desde el 6 de mayo de 2010, Socom había presentado un escrito ante el IMPI, aparentemente como reacción ante los primeros intentos del SESNSP para lograr la nulidad de la marca.
"Socom está interesada en mantener el registro de marca al rubro identificado, para prevenir posibles temerarias acciones (sic) de caducidad que pudieren intentarse al suponer los interesados, falsamente, que el registro de marca ha dejado de utilizarse a partir de su concesión", alegó Socom en un documento presentado por Alhen Abogados, un despacho de Cancún.
Socom anexó como prueba de uso un contrato de abril de 2010 por el que vendió 32 mil pesos en equipos de seguridad a Sistemas de Vigilancia y Telecomunicaciones, una empresa de Aguascalientes.
Entre los equipos había 50 bienes denominados "tag activo Repuve RFDI", en alusión a la tecnología RFDI, utilizada por los tags del registro vehicular.
En la junta de aclaraciones de la licitación de 2008, Socom fue agresiva en sus preguntas a los funcionarios del SESNSP y afirmó que decenas de modelos fabricados en los 90 tienen parabrisas que no permiten la transmisión de datos del tag.
"No tiene sentido que adquieran el total que están solicitando de las etiquetas RFDI ya que no serán utilizados por no poder ser leídos, por lo tanto el monto total de las etiquetas RFID debe de disminuir", sostuvo Socom, que no obtuvo respuesta de los funcionarios a la mayoría de sus quejas.