Con “antimonumento”, exigen justicia para estudiantes de Ayotzinapa

México
|

A siete meses de la desaparición de los estudiantes de Ayotzinapa, familiares y activistas colocaron un "antimonumento" en la avenida Reforma en la Ci

Los familiares de los estudiantes pidieron al Gobierno Federal que tome las recomendaciones del CIDH para dar a conocer lo sucedido. FOTO: El Universal

Poco más de 500 activistas de diversas organizaciones sociales marcharon la tarde del domingo sobre el Paseo de la Reforma recordando a los estudiantes desaparecidos, los normalistas de Ayotzinapa, y colocaron en la glorieta un “antimonumento” con el número 4 y 3, a gran escala, para recordar a las autoridades que “faltan 43” jóvenes. 
La escultura se colocó justo en la intersección de la avenida Reforma y Juárez, justo frente a la Torre del caballito, donde los padres con palas y picos, después de cavar poco más de medio metro del camellón, instalaron los números que bajaron de un camión de donde descendieron también otros 100 activistas. 
Al cumplirse siete meses de la desaparición de los estudiantes de la escuela Normal Rural de Ayotzinapa, padres de familia pidieron que se abran nuevas líneas de investigación sobre la desaparición de sus hijos. 
Los familiares solicitaron al Gobierno federal tomar en cuenta los exhortos que ha realizado la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) para conocer qué fue lo que sucedió el pasado 26 y 27 de septiembre en el municipio de Iguala, Guerrero. 
Congregados en Reforma, los manifestantes pasaron lista a los 43 desaparecidos de la escuela normal Isidros Burgos, en Guerrero para después dar paso a la inauguración de la obra con el grito de “¡antimonumento!”, “¡justicia!”. Benjamín Ascencio, padre de uno de los normalistas desaparecidos, explicó que el número 43 significa la lucha por encontrarlos con vida, a pesar del olvido y abandono que padecen de las autoridades federales. 
“Este número es de resistencia y debemos seguir en pie de lucha para que lo que ocurrió en Iguala no quede en el olvido, no nos abandonen, esto es un acto de dignidad y un llamado a la justicia”, comentó Benjamín al tomar el micrófono y como respuesta a los cuestionamiento sobre la poca presencia de manifestantes, a diferencia de las primeras marchas que organizaron aquí. 
La marcha fue vigilada discretamente por poco más de 50 elementos de la SSPDF, quienes nunca intervinieron en la caminata que se hizo desde el Ángel de la Independencia hasta la avenida Juárez, donde se terminó colocando el “antimonumento”, reportando la dependencia saldo blanco. 
Pues aunque se realizaron un total de 72 pintas sobre negocios de avenida Reforma, se conminó a los manifestantes a despojarse de las capuchas que portaban algunos jóvenes que asistieron, incluso, los propios padres y voceros del movimiento llamaron a los asistentes a “no caer en provocaciones”.